LOS MEMORIALES DEL CONDE-DUQUE

El Conde-Duque de Olivares, por Velázquez (Museo del Prado, Madrid)
El Conde-Duque de Olivares, por Velázquez (Museo del Prado, Madrid)

Ya hemos hablado en otras entradas de validos y de valimientos; hoy, la feliz noticia de la nueva reedición de los memoriales del conde-duque de Olivares a cargo del insigne hispanista sir John H. Elliott -el gran experto en Olivares– en la editorial Marcial Pons, me lleva (además de recomendarles su adquisición: yo ya los he pedido por Navidad), a traerles aquí algunos estudios acerca de la poco conocida figura del conde-duque como arbitrista y como reformador de la por entonces -hablamos de los inicios del reinado de Felipe IV- desgastada Monarquía Hispánica, tras el desgobierno del duque de Lerma y de su hijo y sucesor, el de Uceda. Por ello les propongo los siguientes, sin duda de más que provechosa lectura, para que conozcamos como funcionaba desde dentro la mentalidad de uno de los grandes gobernantes de la España del siglo, un político y aristócrata de pura cepa que -según dijo en su día un embajador francés- “tenía toda la Monarquía Católica en su cabeza”. Son textos de Rivero Rodríguez, Negredo del Cerro, Borrego Pérez y González Alonso. En fin, de lo mejorcito. La música que sonó en las cámaras del Alcázar de Madrid o del delicioso Buen Retiro, por donde Olivares paseó y gobernó, como es de corrido, también la llevamos aquí. Disfrútenlos e instruyanse, y buen ecuador de la semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *