EL VIAJE DE GÉNOVA

N8427230_JPEG_56_56
La entrada triunfal de Luis XII en Génova, según el manuscrito de Marot
¿Qué sería de la aristocracia sin aduladores? Habitualmente, cerca de los ricos prebendados se hallaban multitud de parásitos y pedigüeños, genealogistas áulicos o poetas y cronistas de mediocre pluma. Incluso -aunque a veces no nos guste reconocerlo, dada la mayor categoría del apadrinado que del propio patrón- en esta situación llegaron a hallarse vates de magna lira (es imposible olvidar la dependencia económica de Lope de Vega con el duque de Sessa o de Miguel de Cervantes con el duque de Béjar, además del caso de Quevedo con Osuna o con el conde duque de Olivares).
N8427230_JPEG_13_13DM
Marot deposita su obra en las manos de Ana de Bretaña, reina de Francia
Uno de estos patronazgos fue el que mantuvo Ana de Bretaña, reina de Francia (más conocida quizá por las maravillosas miniaturas del manuscrito de sus Grandes Horas, al que les adjunto este enlace, desde el que pueden conservar tal obra maestra), con Jehan Desmaretz (Marot), poeta áulico de Ana y su secretario. Ana ya había contraído matrimonio por entonces con su tercer esposo, el rey francés Luis XII (1462-1515), pretendiente al ducado de Milán, pretensión en la que debemos enmarcar la obra que hoy les traigo: el Voyage de Gênes (Viaje de Génova), en la que Marot halagaba al rey francés tras su conquista de la ciudad, que trajo -al menos, temporalmente- a los genoveses a su obediencia. Evidentemente, el francés antiguo en el que se halla compuesto y su caligrafía tal vez no hagan fácil su lectura o su comprensión: sin embargo, les encarezco que disfruten de la belleza extraordinaria de sus simbólicas miniaturas, repartidas a lo largo del texto, escuchando mientras tanto esta deliciosa pieza contemporánea a los días de la que fue duquesa de Bretaña y reina de Francia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *