LIBROS POR NAVIDAD

Dispénsenme la repetición, pero ya que voy a hablar de tres libros, tres, creo que se justifica que en el título este término haya aparecido tripitido, valga el neologismo. Acaba de llegarme un muy esperado envío de Madrid, remitido por un apreciado amigo más que experto en el estudio de estas lides nobiliarias, que, entre otras finezas (que se diría en la corte de Felipe IV) me incorpora un regalo de tal magnitud (casi 1.300 páginas de apretado texto), que no puedo por menos que agradecerle a su donante -aunque creo que debo respetar su discreto anonimato- el obsequio de tal obra, que les encarezco (y mucho, y ya van unas pocas donde elegir) se hagan con ella como merecido obsequio a su esforzado trabajo en estos días finales del año, para Navidad o Reyes. Se trata de la excelente y cuidadísima edición de la correspondencia y el diario de don Jacinto Francisco de Funes Villalpando, marqués de Osera, que marchaba a Madrid a solucionar en la corte del Rey Planeta una pretensión, viaje que inició en 1657 y que concluyó con su marcha de la corte dos años más tarde: su título, Escribir la corte de Felipe IV. El diario del marqués de Osera, 1657-1659. Además está avalada por la prestigiosa pluma de Santiago Martínez Hernández, y ha sido coeditada por la Fundación Cultural de la Nobleza Española, el Centro de Estudios Europa Hispánica y la editorial Doce Calles. Una maravilla para recrearse, para disfrutar y para sumergirse en una “máquina del tiempo”, que nos lleva a través de sus páginas a la mentalidad y a los pensamientos más ocultos (parte del diario estaba cifrado, y se dirigía sólo a su lectura en los círculos familiares más íntimos y allegados al autor) de este caballero y gentilhombre político, avezado y crítico con los usos de la corte, que nos permite pasearnos por salas y antesalas del Buen Retiro y del alcázar madrileño, abriendo sus puertas y descorriendo sus tapices. No es la primera vez que esta excelente editorial da este tipo de dos de pecho editoriales, valga la redundancia: el el pasado sacó El pasatiempos de Jehan L’hermite (a cargo de Jesús Saenz de Miera), es decir, el diario de un servidor y cortesano de Felipe II, realmente delicioso; y posteriormente se estiró de nuevo con el Diario del Viaje a España del Cardenal Francesco Barberini, de la mano de Alessandra Anselmi. Dos joyas más sin lugar a dudas. Pero la que hoy he recibido -este diario de Osera- creo, por la pinta que tiene, que las supera a todas. Gracias y otra vez gracias de nuevo a mi benefactor por el obsequio de Navidad anticipado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *