CRONICONES

Mapa de bits en Gráfico1 (6)
El manuscrito 1061 de la Biblioteca Nacional de Madrid (cir 1600).
“Armas de Osorius (Osiris), Padre del Gran Hércules de Libia”
Ya en una entrada anterior tuvimos la posibilidad de acercarnos a las múltiples falsificaciones genealógicas que corrían con plena libertad por libros, apuntes y memoriales a lo largo de nuestra Edad Moderna. Para que se hagan ustedes una idea de lo que eran estos cronicones, subo al blog un curioso ejemplar, hoy custodiado en la Biblioteca Nacional de Madrid (mss. 1061) y procedente de la Biblioteca Real, redactado posiblemente en el norte de España en torno a 1600 -lo del norte se debe al importante número de linajes vascongados que aparecen entre sus páginas, de escasa relevancia fuera de las hoy provincias de Guipúzcoa, Vizcaya y Álava; y la fecha aproximada parece clara por el tipo de caligrafía utilizada y por los giros léxicos-, que recoge, además de un armorial fantástico (comienza con las armas de la Virgen María, y sigue con diversos personajes bíblicos y mitológicos), las armas y las leyendas asociadas a la memoria de diversos linajes históricos castellanos. De otros, tal vez por tener menos información que dar, sólo aporta las armas, algunas de ellas pergeñadas por la imaginación de su anónimo autor.
Mapa de bits en Gráfico1a (5)
“Los de Toledo“, duques de Alba, según el manuscrito BNM1061
Como es natural, a la hora de tratar con documentación histórica debe tenerse en cuenta el grado de fiabilidad que, para un historiador, pueden tener los documentos que ha de manejar. Los memoriales y cronicones –curiosas obras, a veces incluso monumentales, acerca de la memoria colectiva de uno o de múltiples linajes- no suelen ser, por defecto, excesivamente fiables: de hecho, las motivaciones que en la mayoría de los casos llevaron a su confección provocan también que sólo sean dichas crónicas reflejo de una visión parcial, interesada y selectiva de aquellos hechos que se exponen, y no de los que realmente sucedieron. Muy frecuentes en los siglos XVII y XVIII, precisamente cuando muchos linajes emergentes necesitaban consolidar una precaria situación dentro de su ámbito local, y colmados en una gran mayoría de ocasiones de datos erróneos, no contrastados o falseados, no son –por defecto- una fuente recomendable a la hora de recabar una información histórica consistente. Las genealogías ficticias que ofrecían en sus páginas siempre creaban problemas: al carecer de una base real, distintos autores podían ofrecer versiones diferentes, incluso múltiples, basadas en la ficción histórica y que se remontaban hasta el último antepasado conocido del que se guardaba (o se deseaba guardar) memoria. A partir de ahí podían fabricarse otras versiones, incluso míticas, en una costumbre tan usual que la vemos reflejada por los cronistas de la época, como nos cuenta Pedro Barrantes Maldonado, en sus Ilustraciones de la Casa de Niebla, comisionadas por los duques de Medina Sidonia:
“Y ansí como el linage de los Carrillos, que eran dos hermanos, hijos ó desçendidos de un emperador de Alemaña, y viniendo á la guerra de los moros á Castilla, se quedaron asta oy en ella. Y ansí como los Manrriques, que tanbien dizen ser venidos de Alemaña á la guerra de los moros, y como el linage de los Coroneles, que tanbien dizen desçender de los Emperadores de Roma, de uno que vino á Hespaña á estas guerras de los moros, y casó y pobló en Hespaña; y como los del linage de los Toledos, desçendidos de Don Esteban Illán, quera desçendido de los Emperadores de Constantinopla, y vino á Hespaña en los tiempos antiguos […]”.
 
Mapa de bits en Gráfico1c (2)
“Los de Scandon y sus armas”, según el mss. 1061
 
Sin embargo, como verán por este al que les remito en esta entrada, se trata de documentos que, sin ser lógicamente recomendables como fuente, no dejan de tener cierto discreto encanto: incluso no podremos dejar de sonreírnos por los inventos, patrañas y fantasías que, libremente, corren por sus páginas. No dejen, por ello, de consultar el cronicón que les adjunto. Y buen domingo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *