UN VADEMÉCUM HISPALENSE

Los condes de Cocentaina y los de Aytona (después marqueses). Armas de los Alarcón
Los condes de Cocentaina y los de Aytona (después marqueses). Armas de los Alarcón

Como alguna vez he comentado en anteriores entradas, fue notable la actividad de los linajudos -o chantajistas genealógicos, por sintetizar- en la Sevilla de los siglos de Oro, una cuestión a la que, como también he mencionado en el pasado, autores como Pike, Soria Mesa o yo mismo -entre otros- hemos dedicado no pocas páginas.

Primera página y título del manuscrito
Primera página y título del manuscrito

El interesantísimo manuscrito que hoy les hago llegar fue, sin duda alguna, el vademécum genealógico (o el registro de pedigrees) que en algún momento a caballo entre los siglos XVI y XVII debió manejar alguno de estos avispados y poco escrupulosos genealogistas, una libreta de mano con la que fácilmente recordar armerías, relaciones familiares, parentescos, enlaces matrimoniales, ascendencias o descendencias, para después utilizarlo a modo de memoria infalible para tirar de él en reñidas, discutidas y rentables testificales.

Los Lencastre, duques de Aveyro
Los Lencastre, duques de Aveyro

Sin ser exhaustivo, no deja de ser de gran interés (sobre todo para los estudiosos de la historia social y, por supuesto, de la historia local sevillana) para conocer quiénes eran esos próceres y esos linajes que tenían en sus manos el poder, la influencia y los recursos de la más importante ciudad de Castilla, y posiblemente de toda la Monarquía Hispánica (quizá con la salvedad de la Villa y Corte). No esperemos ver fechas o transcripciones de registros específicos: someras anotaciones nos harán recorrer, sin embargo, el quién era quién en aquella Babilonia de España que era por entonces capital de dos mundos.

Los Portocarrero, de Palma del Río
Los Portocarrero, de Palma del Río

Su ambicioso título, Armas y linajes de los grandes y señores: duques, condes, marqueses, varones de Castilla, León, Aragón, Navarra, Andalucía, Portugal, Valencia, Nápoles y Sicilia que tocan a España y en particular se tratan las sucesiones de estos señores, vecinos y naturales de Sevilla y su tierra y arzobispado, nos dará una idea -quizá equivocadamente magnificada- de su contenido. Pero aunque finalmente no pase de ser, como digo, un abreviado recurso para refrescar -y poco más- la memoria de su anónimo redactor, no puedo dejar de encarecerles, y muy, muy en serio, que lo conserven desde ahora en sus bibliotecas virtuales. Me lo agradecerán. Como suele, se halla en la BNE, Mss/1325; en su día perteneció a la biblioteca del marqués de la Romana. Y buena tarde de lectura y de disfrute entre sus páginas.


2 pensamientos sobre “UN VADEMÉCUM HISPALENSE”

  1. Buenas noches Juan y gracias por tus continuas, interesantes y curiosas referencias documentales e históricas.

    Ya tengo el manuscrito a buen recaudo en la memoria de mi ordenador, pues en la mía prefiero que estén otros datos .

    Recibe un cordial saludo.

    Emilio Alba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *