GOOD BYE, MITFORDLAND

Las hermanas Mitford: Jessica, Nancy, Diana, Unity y Pamela (fuente: Wikipedia)

Es decir, adiós a Mitfordlandia, el peregrino país imaginario en donde establecieron sus reales las sorprendentes -y desde luego, nada convencionales- hermanas Mitford, hijas del II barón Redesdale y de su mujer, Sydney Bowles.

La familia Mitford, en 1921

¿Y por qué adiós? Porque ayer nos íbamos a la cama con la noticia de la muerte de la última de ellas, Deborah, duquesa de Devonshire, sin duda la más tradicional de entre todas las hermanas (el singular gineceo) que el atrabiliario Redesdale sustentaba en su casa. Y como muestra, un botón: la más conocida de todas es Nancy, una magnífica escritora (que ha sido recientemente reeditada, en castellano, por la editorial Acantilado) y cuya obra deberían leer y seguir de cerca; le sigue en notoriedad Diana, casada en un segundo matrimonio con Oswald Mosley, líder del Partido Fascista británico (esa adscripción política les llevó a verse encarcelados durante toda la guerra, pese a su parentesco con Churchill). No muy a la zaga está Unity “Valkyrie”, que tal vez debido a su segundo nombre intimó con Hitler, siendo una de las musas del núcleo duro del Partido Nacionalsocialista durante los primeros años 30: trató de suicidarse disparándose un tiro en la cabeza tras la declaración de guerra entre su país natal y Alemania, y nunca se recuperaría de ello. En el extremo opuesto tenemos a Jessica, que nunca ocultaría sus simpatías comunistas (tamizadas sin embargo con un clasismo muy esnob: léanse para apreciarlo sus memorias, “Nobles y rebeldes”, publicadas por el mismo sello), a Pamela, que nunca dio mayor ruido; y por último a Deborah, que según su cáustica hermana Jessica pasó la vida esperando a casarse con un duque… hasta que lo hizo con el de Devonshire, uno de los más relevantes pares de la húmeda Albión. Hoy la web recuerda su figura, como última representante de tan especial y fraterna hornada femenina, mujeres singulares que no se conformaron con representar un papel decorativo como pedían las convenciones de su época. Sirva esta entrada como un recuerdo (y un homenaje, si se quiere) a estas peculiares hermanas Mitford, cuya vida ¿por qué no? merecería novelarse.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *