DOSCIENTAS ENTRADAS…

Captura

… y casi dos años, que cumpliremos en enero de 2015. Esos son los números que hoy les traigo a esta su página, con mi agradecimiento por su fidelidad a un blog con vocación especializada y de intención académica: dos palabras que, sin duda, no suelen consagrar a su mantenedor como un creador de tendencias, como esas púberes bloggers que hoy hacen su agosto con sus atildadas páginas sobre moda o cotilleos… que también tienen su gracia y sin duda su función; no todo va a ser solemnidad ni una eterna e inacabable sucesión de páginas de respetable, pero quizá demasiadas veces árida, sabiduría.

Captura1

Casi 59.000 visitas (sumando este nuevo blog y el antiguo, hoy dejado en barbecho en ese Mar de los Sargazos de páginas virtualmente inactivas que acoge la, según parece, inacabable World Wide Web), más de 12.000 visitantes distintos -y muchos de ellos seguidores de probada lealtad- en esta segunda andadura del blog, provenientes de España -en su mayoría-, Estados Unidos (el segundo país en este particular ranking), México, Argentina, Rusia, Alemania, Chile, Perú, Francia o Italia; en fin, es para estar satisfecho.
Así es que hoy he decidido compartir con ustedes un documento muy personal: tanto que se trata de una obra oratoria de un tío trastatarabuelo mío, canónigo magistral de la Capilla Real de la catedral sevillana allá por los años finales del siglo XVIII, académico de diversas Academias y notable erudito local, orador de lo que hoy nos parece que era una más que prolífica verborrea, y que declamó, allá por el año de 1789 y en la ciudad de Sanlúcar de Barrameda, el sermón fúnebre del recién fallecido monarca Carlos III: un recuerdo -y me lo aplico- de que en medio del éxito todos somos mortales, y también una remembranza, desde un lenguaje rococó por lo enrevesado (me temo que he heredado tal manía) de uno de los monarcas más ilustres e ilustrados que llegaron a ceñir nuestra Corona. Muchas gracias de nuevo por su compañía en este viaje que un feliz día empecé, y espero seguir contando con ella en el futuro.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *