PRÉSTAMO DE LIBROS

Captura

Hay quien dice que prestar un libro es morir un poco, ya que no siempre se tiene la certeza de su devolución. Por ello, bibliotecas que hoy son medianas podrían haber sido grandes de haber conseguido sus dueños recuperar tantos libros como, llevados de su generosidad, salieron un día de sus anaqueles para nunca volver.

Captura1

Hoy, las bibliotecas son -en muchos casos, que no todos- más virtuales que reales, y tal vez en el futuro desconozcamos el placer de pasar las páginas, de olerlas o de oír su arrullador crujido. Sin embargo, en el pasado eran los libros la fuente básica de la transmisión del conocimiento y la sabiduría (¿quién no se ha leído El Nombre de la Rosa?), hasta tal punto que, cuando una obra era difícil de encontrar, o estaba agotada su tirada, no faltaban manos voluntariosas para -echando las horas que hicieran falta- copiarla alrededor de la titilante luz de un candil de aceite.

Captura2

Este es el caso del volumen que hoy les traigo aquí, y en cuya portada se nos da razón de cómo fue copiado “por Don Joseph Maldonado de Saauedra en esta Ciudad de Seuilla de vn libro antiguo manuscripto que de varias materias y cosas de Seuilla juntó y escribió el Coronista Pedro Mexía, que era de Don Nicolás Antonio Cauallero del Orden de Santiago Canonigo de la Santa iglesia Metropolitana de Seuilla residente en la Ciudad de Roma por Agente General del Rey de España, y del Consejo Supremo de la Santa inquisicion della en este año de 1.668″. Nada menos. Es decir, que tenemos en las manos un manuscrito original propiedad del ilustre bibliófilo Nicolás Antonio, al que se añade lo que según Maldonado sería un listado rimado (con no mucha fortuna, me temo) de los reyes de Castilla, obra de Pedro de Gratia Dei -crónico de hecho bastante inventivo y sinvergüenza- y de las armas de los más importantes linajes de dicho reino, con otro listado rimado de las Coplas de Joan Royz de Sáa sobre diversos linajes portugueses, la Vida del cardenal Carranza de Salazar de Mendoza (1613), con un Discurso de la Familia de Pantoja obra del mismo autor (que incorpora por cierto algunos árboles genealógicos), el Centón Epistolario del bachiller Fernán Gómez de Cibdarreal (en realidad una imitación espuria de la Crónica de Juan II de Fernán Pérez de Guzmán), una Relación anónima del linaje de Villavicencio, y el Tratado del linajudo Morovelli sobre su linaje y otros ilustres de Sevilla (impreso por Montoto en el primer cuarto del s. XX, por cierto).

Captura3

Es decir, que Maldonado de Saavedra aprovechó bien el préstamo que en su día le hiciera Nicolás Antonio, pasando a la letra títulos curiosos, perdidos, agotados e incluso inéditos, con un común denominador: linajes, nobiliaria, heráldica e incluso no poca (¿y por qué no, con la estrecha relación que suele llegar a haber entre todas ellas?) imaginación y fantasía, algo que no debería sorprendernos en modo alguno. Que los disfruten.


Un pensamiento sobre “PRÉSTAMO DE LIBROS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *