EL HÉROE PATRIÓTICO

Sepulcros de don Alonso Pérez de Guzmán, “el Bueno”, y de su esposa, doña María Alonso Coronel, por Juan Martínez Montañés. Monasterio de San Isidoro del Campo, Santiponce (Sevilla). Del blog “El útil marcapáginas”.

El sábado pasado tuve el placer de disfrutar de la disertación, como  compañero ponente, que dedicó a las figuras de don Alonso Pérez de Guzmán “el Bueno” y de don Rodrigo Ponce de León, el profesor Carriazo Rubio, de la Universidad de Huelva, con un hilo conductor realmente evocador: Nobleza y memoria en la Sevilla medieval. Así pues, retomando este sugestivo hilo, traigo aquí algunos ejemplos del recuerdo que, a lo largo de diferentes épocas, ha suscitado el heroico comportamiento del Guzmán, que llegó incluso a protagonizar -además de una singular marcha militar, publicada en el Eco de Marte, sin duda un sonoro título- una casi desconocida ópera de Tomás Bretón, insigne zarzuelero, en 1876: aquí llevan una muestra de la misma, en este caso su preludio.

San Isidoro del Campo, tumba de Guzmán el Bueno, por Charles Clifford (1862). BNE, Madrid
San Isidoro del Campo, tumba de Guzmán el Bueno, por Charles Clifford (1862). BNE, Madrid

Pero no fue Bretón el único en loar la memoria de don Alonso, ya que Barrantes Maldonado, el primer cronista -con Pedro de Medina- de la Casa de Niebla, alababa su figura (y no era sólo porque los duques le pagaban), convirtiéndola en ejemplo y referente para los presentes y futuros Guzmanes sanluqueños, en sus Ilustraciones de la Casa de Niebla. También el romántico Manuel José Quintana cantaría los loores del prócer en sus Lecturas Patrióticas, y desde la óptica de doña María Alonso Coronel -la igualmente heroica esposa del Guzmán-, Joaquín Barón y Domingo imprimió y dio a la letra en 1792 un curioso monólogo dieciochesco, dedicado al duque de Arión, en lo que podríamos describir como un mini-proto-drama psicológico, alusivo a la muerte de su primogénito y a su estoica -romana, podríamos decir- reacción ante aquella.

El mismo sepulcro, del blog “Leyendas de Sevilla”. No dejen de leer el epitafio, copiado en 1609 del enterramiento original de 1309, tras la muerte de don Alonso en Gaucín

Memoria, en fin, todo ello: porque, ¿qué sería de la aristocracia sin memoria, sin nadie que la recordara, que mantuviera su singular -única, podríamos decir- manera de ver el mundo? Con esta reflexión final les dejo: que pasen una buena noche.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *