“FELIPITO”

be087715_1798x2000
Camafeo esmaltado de Felipe II

Así llamaba a nuestro Felipe II el bufón de su padre, el Emperador, Francesillo de Zúñiga, en una carta remitida por aquél tras el nacimiento del imperial vástago: evidentemente, el príncipe tenía pocos días a las espaldas, ya que pocos años más tarde de que Zúñiga empleara este apelativo, quien sería el rey del más grande imperio conocido asombraba ya a sus contemporáneos por su dignidad y compostura (que sin embargo perdía en sus más caras aficiones, caso de la caza: “Todo su pasatiempo para en la vallesta”, como decía otro Zúñiga, don Juan, que era su tutor en su minoridad), y nadie se hubiera atrevido a nombrarle de tal modo.

philip-ii-king-spain-unknown-artist-see-source-website-addit

Mucho se ha dicho y se ha escrito sobre nuestro Felipe II, y quede claro que con sus claros y con sus oscuros, es -y mucho- santo de mi devoción: aún recuerdo la enorme, inmensa, apisonadora impresión que me produjo la magnificencia de su fundación escurialense… y el contraste con sus parcas y austeras habitaciones.

Y es sobre ello, sobre lo que se ha escrito sobre el Rey Prudente, acerca de lo que hoy les vengo a hablar aquí, al hilo de un nuevo libro recién editado sobre su educación como príncipe, gobernada por su severo preceptor Silíceo (aunque, tal y como protestaba el propio Emperador, Silíceo procuró darle a su discípulo “tal contentamyento”, que dejaba de apretarle en las disciplinas más gravosas). Aquí llevan ustedes el enlace a un excelente coloquio sobre la obra, en vivo y en directo, que pese a su longitud merece la pena escuchar.

Y para que se entretengan en el fin de semana, llevan igualmente algunos enlaces a diversas obras cuyo tema central es el gran monarca español, desde las obras escritas casi de inmediato tras su muerte (Sigüenza, Cabrera de Córdoba, Herrera), incluyendo entre ellas algún que otro contemporáneo lamento fúnebre,  pasando por las clásicas obras decimonónicas de Prescott y Gachard (no se pierdan esta última), algunos trabajos dedicados a diversos aspectos puntuales del reinado filipino, como la imagen del rey, de la mano de Alvar Ezquerra y de Fernando Bouza,  y concluyendo con la última biografía del rey, realizada por su biógrafo por excelencia, Geoffrey Parker (hay edición española, más extensa y completa, editada por Planeta, que les encomiendo). No están todos los que son (faltan Kamen, Marañón, Martínez Millán…) pero si son todos los que están.

Y para amenizar lecturas, ¿qué mejor que escuchar al magno Cristóbal de Morales en su Réquiem dedicado al rey? Soberbio, y digno de aquél a quien recuerda, con todas las sombras y las luces que se quieran: un hombre singular sobre cuyas espaldas gravitó, durante muchos años de su vida, todo un complejo mundo; y que hoy descansa de sus trabajos bajo la soberbia mole escurialense: sea para él la tierra leve.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *