UNA INMENSA Y DEVOTA PIEDAD

Demostrada a lo largo de todas las horas del día, en un Universo teocéntrico y por tanto dominado por la majestad divina, ante la que todo -reinos, señoríos, alardes, caballería- era nada. Un mundo de piedad, de cotidiana devoción, de intensa comunión con -y en- la Divinidad. Un mundo ya perdido en nuestro tráfago de hoy, sea este servido según el gusto marxista o capitalista, ambos igualmente alejados de este modelo, tal vez ingenuo, sin duda añejo, pero absolutamente sincero. Dios estaba ahí, tan presente como la persona que se tenía al lado.

Libro de Horas de la familia Rolin (Borgoña, s. XV)
Libro de Horas de la familia Rolin (Borgoña, s. XV)

Y esto podemos verlo claramente en algunas de las propuestas que hoy les traigo a este blog: libros de horas que regulaban la religiosa cotidianidad y la conciencia de nuestros aristócratas (hacía falta serlo para encargar uno de ellos, que costaban lo que hoy un automóvil). Así pues, el primero es una magnífica pieza francesa de finales del s. XIII, maravillosamente miniada (BNE, Vitr. 23/10), siguiéndole otro salterio de similar cronología (BNE,  Vitr. 23/9), y el soberbio Libro de Horas de Carlos V (BNE, Vitr. 24/3).

Libro de Horas de Carlos V (BNE, Madrid)
Libro de Horas de Carlos V (BNE, Madrid)

Terminamos con otra pieza, que perteneció al linaje borgoñón de los Rolin, cancilleres del ducado allá por el s. XV (BNE, Res/149),  retratados por Van Eyck, ilustrada con bellas grisallas obra de Alejandro Bening. Y abre la entrada un excelente vídeo del editor Moleiro que nos muestra el breviario de Isabel la Católica, obra flamenca (aunque profundamente española, sin embargo) de finales del s. XV, hoy en la British Library, un soberbio ejemplo de estos compañeros de la fe y la devoción personal que eran los libros de horas, breviarios y salterios. Que los disfruten durante el fin de semana.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *