PADRE Y NO PADRASTRO

Retrato de Fernando Alvarez de Toledo, III duque de Alba,  por Sichem, Christoffel van (1546-1624), 1601.
Retrato de Fernando Alvarez de Toledo, III duque de Alba, por Sichem, Christoffel van (1546-1624), 1601.

Ese fue, en resumen, la línea maestra del contenido de la carta escrita por el gran duque de Alba, don Fernando Álvarez de Toledo Pimentel, al desnaturalizado padre santo (más bien padrastro para el monarca hispano), Paulo IV Caraffa -tan descomedidamente antiespañol-, dejándole meridianamente claro que tales aficiones (las de hacerle constantemente la cama al Rey Católico con sus enemigos franceses, e incluso en connivencia con el turco) podrían costarle lo mismo que le costó, en el pasado, a su antecesor Clemente VII.

El gran duque, por Tiziano (1570)
El gran duque, por Tiziano (1570)

Excesivo duque, del que ya he tratado en estas páginas y sobre el que vuelvo por la obviedad de la oportunidad, haciéndoles llegar el casi desconocido Elogio a su persona compuesto en 1573 por el humanista Calvete de Estrella, preceptor de Felipe II, rescatado y editado a expensas del cultísimo intelectual, mecenas y bibliófilo que fue don Jacobo Fitz-James Stuart, padre de la fallecida duquesa.

Anunciación con el I Duque de Alba, 1474
Anunciación con el I Duque de Alba, 1474

Y abro esta entrada con una interesante -y también poco conocida- iconografía del Duque de Hierro, de la que doy referencia en el pie de foto. Todo un personaje, sin duda, el III duque: aún recuerdo el sorprendente contraste que suponía ver, en la galería de titulares del ducado que años ha fue expuesta por la Fundación ducal, cómo se abría dicha muestra con las figuras de don García, don Fadrique y don Fernando, tres rayos de la guerra, y se cerraba con el desmayado retrato del por entonces duque consorte. Contrastes, en fin. Que tengan ustedes un buen domingo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *