QUIÉN ERA TÍTULO EN 1702

Voet, Jacob-Ferdinand: Luis Francisco de la Cerda, IX duque de Medinaceli (hacia 1684).
Voet, Jacob-Ferdinand: Luis Francisco de la Cerda, IX duque de Medinaceli (hacia 1684). 

A resolver esa duda se aplicó nada menos que don Luis de Salazar y Castro, que por tales fechas daba a la letra, manuscrito, un pequeño y poco conocido tratadito, titulado Noticia de los más grandes títulos de Castilla que existían el año de 1702, con muchas adiciones de la mano de su copista y primer propietario -del que en breve daré alguna noticia-, que en la copia que hoy les dejo para su uso y consulta se ve completado con alguna documentación de notable interés (que conozco bien por haberla manejado en su día, por cierto), como un Catálogo de los títulos de príncipes, duques… de los Reinos de Castilla y Aragón que han llegado a nuestro conocimiento, seguido de una relación de Títulos que vivían en Lima en 1701.  Hacen compañía en este pequeño volumen a los títulos anteriores dos documentos -bien conocidos por los especialistas-, relacionados con la importante operación de compraventa (el conocido beneficio) de tales distinciones llevada a cabo durante el reinado de Carlos II, que en buena parte sirvió para allegar recursos con el fin de conseguir los medios para pagar el matrimonio regio: son la Real Cédula de Carlos II para que los nobles actualicen el pago de los títulos en seis meses (Madrid, 30 agosto de 1692) y la Relación de los títulos que quedan perpetuos tras el pago de los respectivos beneficios (la suma, 30.000 ducados; la fecha, el 14 enero de 1694).

Ex libris de don Juan José de Velasco
Ex libris de don Fernando José de Velasco

El manuscrito (hoy en la BNE, MSS/9906) fue pasado a la pluma por don Fernando José de Velasco, formando posteriormente parte de la biblioteca de D. Pedro Caro y Sureda, Marqués de la Romana, en Madrid, ya en 1865.  Esperando que lo disfruten, me despido durante estas fiestas deseándoles, como es propio, unos días de paz y de tranquilidad junto a sus seres queridos, y un óptimo comienzo del nuevo año. Retomaremos el blog, Dios mediante, tras las vacaciones.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *