UN SUCESO SINGULAR DEL II MARQUÉS DE CASTEL RODRIGO

Don Manuel de Moura, II marqués de Castel Rodrigo

Tratamos hoy de don Manuel de Moura e Corte Real,  segundo marqués de Castel (Castelo) Rodrigo, sucesor del imprescindible don Cristóbal (Cristóvão) de Moura, fundamental peón de Felipe II en su pretensión al trono de Portugal (1580) que llevó a la Unión Ibérica.  Don Manuel entró al servicio de la Casa de Habsburgo en 1615, como gentilhombre de la cámara del futuro Felipe IV (III de Portugal). Una vez el príncipe accedió al trono, su rival don Gaspar de Guzmán, Conde-Duque de Olivares, procuró apartarlo por todos los medios a su alcance del favor real. Tras una breve estancia en Lisboa en 1627 fue llamado a la corte en 1630, siendo nombrado embajador en Roma, donde precisamente transcurren los hechos que hoy les traigo a este su blog, hoy de la mano de Santiago Martínez Hernández (U. Complutense), recogidos en su trepidante trabajo Aristocracia y anti-olivarismo: El proceso al marqués de Castelo Rodrigo, embajador en Roma, por sodomía y traición (1634-1635). Superados los inconvenientes descritos en el artículo -sobre los que no les avanzo nada más porque deseo que lo lean-, fue enviado a Viena como embajador de 1642 a 1644, y desde junio de 1644 se desempeñaría en Bruselas como gobernador adjunto de los Países Bajos hasta su destitución en 1647, falleciendo en Madrid en 1651. Y hasta aquí los breves datos biográficos, porque lo realmente interesante de esta entrada de hoy es el artículo que les propongo. Que lo disfruten.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *