DOS VISIONES SOBRE UN MISMO CASO: LAMPEDUSA Y DE ROBERTO (II)

Federico de Roberto
Como en mi casa siempre me inculcaron que hay que terminar lo que se empieza -sea un plato de garbanzos, una carrera universitaria, un noviazgo con visos de futuro o, en este caso, una entrada de este blog que está para servir a ustedes-, me pongo a completar la entrada que, días atrás, quise dedicar a las dos grandes obras sobre la aristocracia siciliana: El Gatopardo y Los Virreyes.
Muchísimo menos conocida que la primera (salvo en Italia, donde finalmente ha alcanzado la categoría de clásico), fue en su momento acerbamente criticada por Lampedusa, que consideraba que la obra de De Roberto ofrecía una imagen de la nobleza sícula “vista desde los ojos de un criado”. Textualmente.
Sin querer contradecir al principesco literato, creo que (si podemos hacernos con ella: yo poseo una edición de la obra de la mano de Anaya & Mario Muchnik de 1994, prologada nada menos que por Leonardo Sciascia) merece la pena sin duda alguna su lectura, porque nos dará una óptica mucho más realista, cruda y naturalista (me refiero, claro está, al Naturalismo literario) que la mucho más idealista El Gatopardo, que aunque como ya he dicho en la entrada anterior dedicada a esa obra, merece toda mi admiración e incluso, si queremos decirlo así, mi mayor pleitesía: de hecho, tengo la buena costumbre de releerla una vez al año.
De Roberto diseña los caracteres de sus personajes, la galería familiar de los antiguos virreyes de origen español Uzeda, prepotentes, intrigantes, extravagantes, rencorosos pero a la vez más que reales, en una visión pesimista (también la tenía Lampedusa; sólo en eso coincidían) con una pluma más que eficaz, utilizando como telón la misma época en la que Tomasi ubicaba a su inmortal príncipe de Salina: entre 1855 y 1882, asistiendo a la caída del Reino de las Dos Sicilias y al nacimiento del Risorgimento italiano. La trama comienza con el fallecimiento de la matriarca de los Uzeda, doña Teresa, princesa de Francalanza: en ese momento cada miembro de la familia comenzará a mover sus fichas con el fin de hacerse con la desmesurada herencia dejada por la difunta: en un juego de insinceridades y de mendacidades destaca la figura cruda y descarnada del prior don Blasco, que dice aquello que todos piensan, pero que ninguno se atreve a declarar tras la lectura del testamento de la fallecida princesa…
Y no digo más, porque si no no le van a meter el diente; léansela, me lo agradecerán. Ha sido nuevamente editada por la más que cuidadosa editorial el Acantilado en 2008, así es que no tienen excusa para no comenzar a disfrutarla.
dsc_0226
Un palacio en Palermo
Eso sí: la belleza de las páginas de Lampedusa es inimitable, así es que hay que leerla sin ánimo de establecer comparaciones, porque ambas obras -aunque traten, en general, de un tema parecido- no tienen nada que ver la una con la otra. Y luego me lo cuentan, si les apetece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *