PRIMER ANIVERSARIO

Su Majestad el Rey, en la recepción al Presidente de la República Italiana
Su Majestad el Rey, en la recepción al Presidente de la República Italiana

En esta semana, celebramos -sin celebraciones, lo que me parece muestra de una exquisita prudencia- el primer aniversario de la proclamación, como Rey de España, de S.M. don Felipe VI.


Un año en que nuestro Rey, sin duda ha dado las mejores pruebas de su buen hacer y de su hondo interés y preocupación por toda España y todos los españoles (incluidos los que no quieren serlo) , lo que es muy de agradecer, y de hacer notar, en estos tiempos.

Antonio González Velázquez: Alegoría del Triunfo de la Monarquía Española (1782). Boceto, BNE
Antonio González Velázquez: Alegoría del Triunfo de la Monarquía Española (1782). Boceto, BNE

El pasado viernes tuve el honor de estrechar su mano en Sevilla, durante su visita, y sólo puedo decir que, en ese momento, sentí y percibí el verdadero significado de la palabra Majestad: sin duda alguna nuestro Rey encarna a la perfección esa cualidad.

Su Majestad el Rey el pasado viernes, en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla
Su Majestad el Rey el pasado viernes, en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla

Así pues, en su conmemoración y celebración traigo a esta su página dos curiosos panegíricos, dos, con los que los vates de su época celebraban -primero- la venida a España del primer monarca de la Casa de Borbón, Felipe de Anjou, y -segundo- la llegada desde el Reino de Nápoles de su hijo Carlos III, el gran monarca reformador. ambos títulos están escogidos con intención: el primero, porque es el primer Rey de la Casa actualmente reinante, y ordinal directamente antecedente de don Felipe VI; el segundo, porque es el gran referente de la dinastía, lo que nuestro propio Rey ha reconocido instalando su retrato, obra de Anton Rafael Mengs, tras su mesa de despacho.

S.M. el Rey, en su despacho. Tras él, Carlos III contempla el lugar de trabajo de su descendiente

Los textos son las Disticas exclamaciones a la deseada venida del muy poderoso, y excelentisimo Principe Phelipe, Duque de Anjou, meritissimamente llamado en primer lugar al Trono Real de la Monarquia Española por Fr. Diego Gomez de Aguilar, Religioso del Orden Seraphico; y los Fervorosos vivos deseos, solicitas impacientes ansias con que la Monarquia Española espera la llegada de su amado Rey Don Carlos Tercero por cuya feliz venida de Napoles … : romance bilingue … compuesto por Don Joseph Ramon Valero, professor de Letras Humanas en la villa de Tarancòn. Ambos en la Biblioteca Nacional. Gracias a Dios, hoy no existen ni estos ripios ni estos -malos, malísimos- vates: pero aquí van sus dos textos, como curiosidad y para certificar que nuestro actual monarca no necesita en absoluto de estas cosas para despertar adhesión y admiración: según creo, esto último lo ha demostrado -y lo viene demostrando- más que de sobra. Trabajo, esfuerzo e integridad: esa es la fórmula. Y por muchos años de feliz reinado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *