FELIZ ANIVERSARIO

DT254471
Caballero de Malta (Metropolitan
Museum of Art, New York)
En breves días, se cumplirán nada menos que 900 años desde la fundación de la orden del Hospital, también llamada de san Juan, de Rodas o de Malta por las sucesivas sedes en las que ha ido recalando. Con la bula del 15 de febrero de 1113, el papa Pascual II aprobó la fundación del hospital y lo puso bajo la tutela de la Santa Sede, con derecho a elegir libremente a sus superiores sin interferencia de otras autoridades laicas o religiosas. Todos los caballeros eran inicialmente asimismo religiosos, atados por los tres votos monásticos de pobreza, castidad y obediencia, lo que posteriormente vino a cambiar debido a las nuevas costumbres sociales, que hicieron que la orden se adaptara a los tiempos. 
Strozzi, Bernardo:
Retrato de un c
aballero de Malta.
Pinacoteca di Brera, Milan
La constitución del reino de Jerusalén en el marco de las cruzadas obligó a la orden a asumir la defensa militar de los enfermos y los peregrinos, y a proteger sus centros médicos y las principales vías de comunicación: así, a la inicial misión hospitalaria de la orden (en su día los primeros hermanos fueron sencillos enfermeros) se sumó la defensa de la fe cristiana en los Santos Lugares, dedicando también por tanto sus afanes a cultivar las habilidades militares. Los vaivenes de la Historia han golpeado -a veces, con inusitada fuerza- a esta orden nacida en los años de hierro de la Edad Media. Dice mucho de su vitalidad, pese a tantos avatares, que en breves días celebremos tan importante aniversario. La orden de san Juan también se halló en la toma de Sevilla, en donde ocupó una collación a la que dio su nombre: la de san Juan de Acre; y mantuvo su presencia en la zona, en localidades como Tocina o Lora del Río, bailiatos de la orden en los que desarrolló sus actividades durante siglos. 
Joseph de Limerie des Choisy, gran
prior del Hospital en Aquitania, 1729.
Museo de la orden de san Juan, Londres
Hoy sigue desempeñando esas labores hospitalarias con mérito (hace escaso tiempo la orden ha abierto un comedor en Sevilla para atender a tantas necesidades como hay en estos días, algo que cualquiera, sea el punto de vista desde el que lo mire, debe considerar encomiable). Así es que muchas felicidades a los hermanos del Hospital. Y creo que debemos congratularnos de que continúen estando ahí, nueve siglos después de tan feliz nacimiento. Nada mejor por ello, para que sirva como una oportuna felicitación,  que proporcionarles a ustedes el enlace a la obra de frey Juan de Funes, en concreto su Coronica de la ilvstrissima milicia, y sagrada religion de san Ivan Bavtista de Iervsalem…, editada en Zaragoza, en 1639, plena de alabanzas a tan ilustre Orden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *