VACACIONES

Una corte de verano: S.M. el Rey don Alfonso XIII (en el centro de la imagen), en el Palacio de la Magdalena (Santander). Esta última ciudad, al igual que San Sebastián -o a finales del s. XIX Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)- se convirtió en una corte estable de verano, atrayendo al monarca a pasar sus vacaciones en España (la corte española se había desplazado hasta entonces a localidades francesas como Arcachon o Biarritz), con el fin de atraer el turismo nacional. El Rey fue el impulsor, con otros próceres (como el marqués de la Vega Inclán) del turismo nacional, potenciando enclaves costeros como los citados, ciudades culturales como Toledo o un modelo de hospitalidad basado en la naturaleza: el primer parador nacional  (Gredos, en los años 20) fue anteriormente un cazadero real.
Una corte de verano: S.M. el Rey don Alfonso XIII (en el centro de la imagen), en el Palacio de la Magdalena (Santander). Esta última ciudad, al igual que San Sebastián -o a finales del s. XIX Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), para los infantes de Orleáns Borbón- se convirtió en una corte estable de verano, atrayendo al monarca a pasar sus vacaciones en España (la corte española se había desplazado hasta entonces, durante la regencia de doña Mª Cristina de Habsburgo Lorena, a localidades francesas como Arcachon o Biarritz), con el fin de atraer el turismo internacional. El Rey fue el impulsor, con otros próceres (como el marqués de la Vega Inclán) del turismo nacional, potenciando enclaves costeros como los citados, ciudades culturales como Toledo o un modelo de hospitalidad basado en la naturaleza: el primer parador nacional (Gredos, en los años 20) había sido anteriormente un cazadero real.

Pues como es tradicional por estas fechas para los años de vida de este blog, me despido de ustedes -salvo novedades notables, que tengamos que reflejar en esta página- hasta el regreso de las vacaciones, lo que será, como siempre, en septiembre. Buen y feliz verano y a descansar, que sin duda nos lo tenemos más que merecido. Y como dicen los franceses, À bientôt!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *