EL MANUAL DEL PERFECTO GENTILHOMBRE

Castiglione, retratado por Rafael Sanzio de Urbino
Sin duda esto es lo que fue en su día este auténtico bestseller, El Cortesano, puesto a la letra por Baltasar de Castiglione, que había nacido en Mantua en 1478, y que sería educado en la corte milanesa del duque Ludovico el Moro. Pero realmente donde se gestó este pequeño tratado de cortesía, gentileza, caballería y urbanidad fue en la corte renacentista y exquisita de los duques de Urbino, en donde Castiglione frecuentó a humanistas como Bembo y Aretino, o a influyentes aristócratas como Giuliano de Medici. De hecho, fue para evocar con añoranza sus años de servicio en la corte de Urbino por lo que Castiglione escribió esta obra, que gracias a la mano de la magnífica Victoria Colonna -la protectora y musa de Miguel Ángel Buonarrotti- comenzó a distribuirse manuscrito, alcanzando un inusitado éxito. 
Finalmente, la obra fue editada en Venecia en 1528: presentada en forma de conversación en cuatro libros, al estilo de los Diálogos platónicos, se debate en ella las virtudes que deben adornar al perfecto cortesano, un “caballero cultivado, galante con las damas, de interesante conversación y amable trato, que sabe tanto de manejar las armas como de bailar, que lo hace todo sin ostentación, con naturalidad, y que será el modelo social durante todo el Antiguo Régimen”. Como suelo, no daré más detalles, ya que esta obra también hay, obligadamente, que leérsela.
Edición italiana de El Cortesano
En España tuvimos la enorme suerte de que Garcilaso de la Vega enviara para su correcta traducción un ejemplar de la obra a Juan Boscán, traducción que según Menéndez Pelayo era “el mejor libro en prosa escrito en España durante el reinado de Carlos V”, y del que tengo el placer de ofrecerles este enlace al facsímil de la edición española de 1574, traducida por Boscán e impresa en casa de Philipo Nucio, en Amberes. Y para amenizar la lectura, no vendrá tampoco muy mal este enlace a este musical blog de Myspace.  
Para terminar: un hecho no demasiado conocido es que Castiglione falleció en Toledo, en nuestra España, en 1529, mientras era cardenal y nuncio papal ante Carlos V. A su fallecimiento, el Emperador dijo de él: “Es muerto uno de los mejores caballeros del mundo”. Era, sin duda, un tiempo de gigantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *