DE UNA EDAD PERDIDA

Anoche tuve el gran placer de volver a ver la maravillosa película de Martin Scorsese La Edad de la Inocencia (1993), en la que el realizador norteamericano nos ofreció, con una extraordinaria sensibilidad -increíble, por cierto, su diseño de producción-, su particular visión de la novela absoluta de Edith Wharton (1862-1937), premio Pulitzer en 1921. Y como dicen que en esta vida dejamos el recuerdo de lo que compartimos con los demás, les hago llegar el enlace a la obra por si no la han leído (no dejen de hacerlo; me lo agradecerán). La vida social de los adinerados neoyorquinos del fin de siècle se nos exhibe morosa y cuidadosamente analizada por la incomparable pluma de la narradora. Una aristocracia -la norteamericana del dinero y de la iniciativa- de la que no es la primera vez que tratamos en este blog: los Astor, Vanderbilt, Rockefeller etcétera ya fueron diseccionados en su día por uno de nuestros ilustres colaboradores, don Rafael Atienza, en su discurso académico Heredar el Mérito, que encarecidamente les encomiendo relean tras la lectura de la obra capital de Wharton. Y que los disfruten.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *