SOMBRAS DE LA ATLÁNTIDA

9788430617463

Dice Edvard Radzinski en su acreditada biografía del Zar Nicolás II que los emigrès rusos, huidos de su patria en los momentos más duros de la Revolución -octubre de 1918, cuando el propio Kerenski tuvo que correr para salvar los muebles- denominaban a ese mundo perdido  y sumergido bajo las olas revolucionarias como La Atlántida. Hoy nos llega un nuevo eco de ese perdido continente, que se suma a otras obras que en el pasado nos han acercado una historia fascinante, terrible, trágica: la del último Zar y su desgraciada familia. Acercamientos políticos más o menos críticos -caso del Nicolás II de Marc Ferro– han alternado con influyentes premios Pulitzer como Nicolás y Alejandra, de Robert K. Massie (que en su día inspiró una recomendable película rodada, por cierto, en buena parte en España), con textos que casi (sólo casi) vienen a poner el punto y final al caso Romanov, al menos desde el punto de vista forense, o con novelas de éxito, como La casa del propósito especial, de Boyne. Y otros muchos más, que no enumero por no cansar.

6a00d8341bfb1653ef01b8d11ebb2e970c

Acabo de comenzar a leer, y de ahí esta entrada y mi recomendación, un nuevo título que se añade a esta extensa bibliografía (de otros, mejor no hablar). Se trata de Las hermanas Romanov, de Helen Rappaport: un excelente trabajo en el que la autora ha manejado fuentes hasta ahora inéditas, como los diarios y la correspondencia de las Grandes Duquesas, cuya evocadora belleza y trágico fin no dejan -incluso hoy- de llamar nuestra atención. Se lo recomiendo, tanto como para un acercamiento -sigue siendo para ello insuperable aún el texto de Massie, sin embargo- como para la profundización sobre un tema que, por sus connotaciones de una tragedia casi bíblica siguen estimulando hoy nuestra imaginación. Años atrás, Rusia quiso devolver a estos ilustres asesinados su dignidad, perdida a manos de un alevoso pelotón revolucionario: un funeral de estado y su inmediata canonización por el Sínodo ruso han elevado al Zar, a la Emperatriz Alejandra y a sus hijos a la categoría de mártires de la Iglesia ortodoxa rusa, y el nuevo nacionalismo ruso ha recuperado la figura del Zar asesinado. Qué duda cabe que su sufrimiento final, oscuro y doloroso, sólo nos puede hacer decir, como conclusión de esta entrada que no ha sido tan breve, que descansen en Paz. Así sea.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *