OVIESE TITULO DE SE LLAMAR PRINCIPE DE ASTURIAS

Armas de S.A.R. la Princesa de Asturias doña Leonor de Borbón, por Carlos Navarro

“[…] E otrosí pusieron e ordenaron los dichos rey don Juan e duque de Alencastre en sus tratos que el dicho infante don Enrique oviese titulo de se llamar principe de Asturias e la dicha infanta doña Catalina, princesa…”. El 8 de julio de 1388, acordado el tratado de Bayona entre Juan de Gante y Juan I de Castilla, se estableció por fin la reconciliación dinástica entre los herederos de Enrique II y de su hermanastro, Pedro I. Por este tratado, Juan de Gante y su esposa Constanza renunciaban a sus derechos sucesorios sobre la corona castellana en favor del matrimonio de su hija Catalina de Lancaster con el primogénito de Juan I de Castilla, el futuro Enrique III, a quien se le otorgó como heredero la condición de príncipe de Asturias, de modo similar que en Inglaterra el heredero del trono era titulado Príncipe de Gales y en Francia Delfín. Título patrimonial (fundado con su propio señorío jurisdiccional sobre las trastamaristas tierras asturianas), se convirtió desde entonces en el guión o señal que identificaba a los herederos del trono castellano.

Mapa de el Principado de Asturias, Dedicado al Sereníssimo Señor Don Carlos Antonio Principe de Asturias : comprehende todos sus Concejos, Cotos y Jurisdicciones Por D. Tomas Lopez Geografo de los Dominios de S.M... (1777)
Mapa de el Principado de Asturias, Dedicado al Sereníssimo Señor Don Carlos Antonio Principe de Asturias : comprehende todos sus Concejos, Cotos y Jurisdicciones Por D. Tomas Lopez Geografo de los Dominios de S.M… (1777). BNE

Hoy traemos aquí, por tanto, algunas noticias acerca de este antiguo y eminente título porque su poseedora cumple su primera decena de años (¡Felicidades!), y porque S.M. el Rey le concedió, con fecha de ayer, el Toisón de Oro y su heráldica propia (felicidades a D. Carlos Navarro por la composición de sus armas). Por ello, incorporo también esta monografía de 1880, “El Principado de Asturias. Bosquejo Histórico-documental”, para su conocimiento (de la mano nada menos que del polígrafo don Juan Pérez de Guzmán y Gallo, de la RAH), un texto lleno de encanto pese a su retórica típicamente decimonónica. Un día, por tanto, para celebrar. Y muchos años más que vengan detrás, Alteza.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *