LE ROI EST MORT

D0EF5270-C824-0F10-B289-A1813EAC095CFile

(Nota: entrada tomada de un artículo de “El Confidencial” y reelaborada parcialmente)

“El rey vive en público y muere en público”, esta es la filosofía de la gran muestra “¡El rey ha muerto!” que podrá visitarse hasta el 24 de febrero de 2016 en el Palacio de Versalles. Las dos caras de Luis XIV, que ha reinado durante 72 años, la del hombre mortal, que sufre, cuyo cuerpo se corrompe, se pudre -la pestilencia de su pierna necrosada hedía como si llevara seis meses muerto, relatan sus próximos-, condenado a la finitud; y la del hombre eterno que ha encarnado la dignidad real, que él espera que no muera jamás. “Yo me marcho, pero el Estado vivirá siempre” fueron algunas de sus últimas palabras, un resumen de la esencia misma de la monarquía del Antiguo Régimen francés.

Desde ese primer dolor en la pierna hasta los fastuosos funerales que se celebraron en la basílica de Saint Denis en su honor, la agonía y la muerte de Luis XIV se vivió en directo, públicamente, con la corte a los pies de la cama de un monarca moribundo que no olvidó en ningún momento que él encarnaba el poder y el Estado: “He vivido entre las personas de mi corte y quiero morir entre ellos. Han seguido todo el transcurso de mi vida, es justo que me vean acabar”.

Antoine Benoist, retrato en cera de Luis XIV (1705). Palacio de Versalles

El uno de septiembre de 1715, a las 08:23, Luis XIV exhalaba su último suspiro. Sus lacayos le cierran los ojos, el cambian la camisa y el duque de Bouillon se asoma al balcón. “¡El rey Luis XIV ha muerto! ¡Viva el rey Luis XV!”. El cuerpo es expuesto en su propia habitación, convertida en capilla ardiente, en la que la corte se apelotona para comprobar con sus propios ojos el final del Rey Sol. La autopsia se realiza el día siguiente, y los médicos pueden comprobar que toda la parte izquierda del cuerpo, desde el pie a la cabeza, se había gangrenado. Su cadáver se embalsama y se separan, como era costumbre en la época, sus entrañas y su corazón, que serán dispuestas en diferentes cajas. Las entrañas irán a la catedral de Notre Dame, y partirán días después en un cortejo fúnebre. El corazón será enviado a la iglesia de los jesuitas de Saint Antoine, también en una carroza vestida de negro y tirada por ocho caballos, precedida por otras dos carrozas de seis caballos y 24 antorchas.
El cortejo fúnebre del rey, que será sepultado en la basílica de Saint Denis, al norte de París, sale de Versalles a las siete de la tarde del 9 de septiembre y tarda doce horas en llegar a su destino. El espectáculo de la muerte del soberano es fabuloso, y puede ser compartido con el pueblo, que se arremolina en el camino para ver pasar a las 2.500 personas que acompañan al féretro, y a los 800 caballos con velas.

Tras la revolución, las tumbas reales fueron profanadas. Cuando se abrió su sarcófago, los testimonios de la época recogen que se podía reconocer perfectamente al rey por sus rasgos, pero que su cara “estaba negra como la tinta”. El más grande de todos los reyes franceses, que vivió como un semi-dios, acabó en una fosa común. Y la placa en cobre fijada sobre su féretro con su nombre, convertida en un caldero. Más curioso, si cabe, fue el destino de su corazón. Los restos orgánicos embalsamados eran muy apreciados por los pintores de la época ya que, molidos y mezclados con aceites, conseguían tonalidades para las pinturas difícilmente igualables. El tráfico de momias egipcias era un secreto a voces, pero cuando se abrieron las tumbas reales, los artistas más espabilados se dieron cuenta del filón incalculable que suponían los corazones embalsamados de los monarcas, con los que se podía obtener el bermellón.

Martin Drolling: “Interior de una cocina”. Louvre. ¿Cuál es el origen del fuerte color rojo del paño que sostiene el personaje femenino de la derecha?

Martin Drolling consigue hacerse con una decena de esos órganos, entre los que están el de Luis XII y Luis XIV. Su pintura, “Interior de una cocina”, expuesta en la muestra de Versalles, está elaborada con los restos orgánicos recogidos durante aquellos días. Con la restauración, se recupera lo que queda de los corazones reales, que se depositan en la basílica de Saint Denis. Pero el corazón de Luis XIV, el más grande de los reyes franceses, sigue, a través de ese capricho del destino, como fue su vida y su muerte: expuesto al público.

Reconstrucción del cenotafio de 30 metros de alto erigido sobre el féretro de Luis XIV, en Saint Denis

Para concluir, en los siguientes enlaces tenemos más información de esta magnífica muestra, que les apremio a consultar: su libreto y su sitio web oficial, que no tienen -ninguno de los dos- desperdicio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *