PARA GUARDARLO TODO

Efectivamente, para eso servían esas pequeñas y maravillosas cajas que contenían pastillas, tabaco, rapé, etcétera: un ejemplo más del refinado gusto de nuestros aristócratas a lo largo de los siglos modernos. Para disfrutar de ellas, nada mejor que el catálogo Gold Boxes: The Wrightsman Collection, impreso en su día por el MET y que hoy les subo para su disfrute. Y pueden amenizar la lectura con los Concerti Grossi de Corelli, que sin duda pondrán la mejor banda sonora posible a su lectura. Y a disfrutar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *