THE PASTON LETTERS

Las cartas Paston. Para los medievalistas (sobre todo ingleses), un clásico: nada menos que una interesantísima correspondencia remitida desde la Inglaterra de la guerra de los Cien Años (una de las cartas de hecho es un catálogo de las plazas conquistadas en Francia por Enrique V), editada hoy en seis volúmenes que nos hacen participar de la intimidad de esta familia Paston, yorkista  de pro -alojó en su casa nada menos que al futuro Ricardo III, tan de moda a día de hoy, al descubrirse sus perdidos restos hace escasos días-, y que a lo largo de sus dilatadas y variadas misivas nos hablan (en una curiosa mezcla de inglés y francés arcaico, el idioma de la gentry de entonces) de cómo se entendían en la Inglaterra del siglo XV conceptos como el amor, la fidelidad, la lealtad, las armas, las leyes, la economía y el modus vivendi o la propia nobleza. El enlace para descargar todos los tomos (todos ellos en inglés), menos el primero, aquí. Ocupan un arco temporal que oscila entre 1422 y 1509, y son una fuente esencial para conocer la vida cotidiana de la baja/media nobleza inglesa en los años finales de la Edad Media y los primeros de la Moderna. Comenzaron a publicarse por su interés histórico ya en el siglo XVIII, y se han ido realizando nuevas ediciones en 1872, 1971 y 2004. Los Paston son un buen ejemplo de un claro ascenso social: el primero de ellos, Clement (+1419), fue un campesino acomodado; su hijo, William (+1444), ya era juez. Para poder comprobarlo, nada mejor que echarle un vistazo a su árbol genealógico:
Árbol genealógico de los Paston, entre los siglos XIV y XVI
Se trata, como digo, de una familia cuya manera de vivir y de pensar es un excelente reflejo de los tiempos turbulentos en los que vivieron: tal vez eso de turbulentos nos suene de algo…
Y esta entrada va dedicada a Marcelo Maestre, por el oportuno toque de atención que me dio ayer, al reprocharme como siempre más que amablemente haber abandonado de manera tan evidente mis obligaciones de bloguero. ¡No puede uno dormirse en los laureles! En fin, hasta la próxima a todos, que será pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *