MORTUUS ET SEPULTUS EST

Muerto y sepultado en un panteón, que es lo que era, al cabo, la abadía de Saint-Denis: el lugar para el eterno descanso de los reyes de Francia, hoy felizmente restaurada como podemos ver en el siguiente vídeo:

Una maravillosa abadía que en el siglo XII, durante la época del abad Suger, conoció su mayor esplendor y un inimitable refinamiento: su arquitectura, su orfebrería, sus artes decorativas, su música (como podemos ver en el siguiente breve reportaje)

fueron sin duda una referencia para fundaciones similares en toda Europa. Allí, los reyes de Francia esperaban la llegada del Último Día siendo ante Dios, como cualquiera de sus súbditos, nada más que unos pobres restos. Una extraordinaria evocación, la de la abadía de Saint-Denis en sus mejores años, la que hoy les traigo en este nuevo catálogo del MET: The Royal Abbey of Saint-Denis in the Time of Abbot Suger (1122–1151). Que lo disfruten.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *