REYNO DE NAVARRA

Capitel doble con la bloca de los Reyes de Navarra (s. XIII, catedral de Tudela)

Tal día como hoy, en el que de la mano de una política oportunista y ramplona, euskalduna de vocación -que ha esperado a los resultados de las elecciones y a lo que supone una virtual impunidad para perpetrar el hecho al que aquí aludo- se ha retirado a los Reyes de España (que son también, por tanto, Reyes de Navarra) la invitación a presidir los Premios Príncipe de Viana, que -supongo que por laicizarlos más- dejarán de entregarse en Leyre y pasarán a Olite.

Añadido a ello, han retirado la dotación económica de dichos premios. En fin, estas decisiones retratan a quienes las toman; y no dudo de que la indudable entidad que antes tenía tal premio ahora ha desaparecido absolutamente: es lo triste de estar al albur de las decisiones erráticas, mitineras o sectarias de esos políticos -y pónganle comillas- a los que sufrimos últimamente más que nunca. En honor a los navarros de bien, entre los que espero en parte contarme -un 50% de mi sangre lo es, mezclada con riojana-, no puedo menos, para educar a estos advenedizos que aprovechan su momentáneo poder para realizar desmanes tras desmanes, que traerles aquí la Historia de Navarra de la mano del propio Carlos de Trastámara, Príncipe de Viana, y otro título similar de la mano de Diego Ramírez Dávalos, a ver si así, leyéndolas, se enteran de algo. Y les sirve, lo que está por ver. Tome usted, señora Barcos: tolle et lege. Y recule, si tiene usted todavía alguna vergüenza.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *