SOBRE LA ORDEN DEL ESPÍRITU SANTO

Philippe de Champaigne: Monsieur, el duque de Orléans, recibiendo las insignias de la orden del Espíritu Santo de manos de su hermano, Luis XIV
Philippe de Champaigne: Monsieur, Felipe, el duque de Orléans, recibiendo las insignias de la orden del Espíritu Santo de manos de su hermano, Luis XIV

La Orden del Espíritu Santo fue, durante los dos siglos y medio de su existencia, la orden de caballería más prestigiosa de la monarquía francesa. El 31 de de diciembre de 1578, en medio de las  guerras de religión, Enrique III de Valois fundó la “orden y la milicia del Bendito Espíritu Santo”, en recuerdo de su coronación como monarca de Polonia y posteriormente como rey de Francia, tras haber ocurrido ambos hechos el día de Pentecostés.

El duque de Orléans, revestido con el hábito de la orden
El duque de Orléans, Felipe, revestido con el hábito de la orden

Fue, sin duda alguna, la primera orden de la monarquía francesa y los reyes de Francia fueron siempre sus grandes maestres. Sus miembros debían ser obligadamente católicos, poseyendo una nobleza hereditaria que se remontara al menos al bisabuelo del agraciado, y tener al menos treinta y cinco años de edad; los príncipes extranjeros podrían ser recibidos con veinticinco años, los príncipes de la sangre con quince años y los Hijos de Francia (hijos legítimos o legitimados del rey) la recibían el día de su bautismo. Todos los caballeros del Espíritu Santo eran investidos en la orden de Saint-Michel antes de su recepción y recibían por lo tanto el título de “caballeros de las órdenes del rey”: esta última orden de caballería fue fundada en Amboise el 1 de agosto de 1469 por Luis XI, bajo el nombre de “Orden y Amable Compañía de Monsieur Saint Michel”.

Enrique IV de Borbón, con el collar de la orden
Enrique IV de Borbón, con el collar de la orden

Aunque la orden del Espíritu Santo estaba reservada inicialmente para los más altos dignatarios del reino, el rey Enrique IV permitió la entrada en la misma a un número limitado de grandes monarcas y señores extranjeros de otras confesiones. Un impuesto específico denominado marc d’or fue creado para satisfacer las necesidades de la orden, cuya sede estaba en el convento de los Grands Augustins en París. Su lema era “Duce et Auspice”, poniendo a sus integrantes bajo la guía y la protección del Espíritu Santo.

Un caballero con el hábito
Un caballero con el hábito

Abolida en 1791 durante la Revolución, la orden del Espíritu Santo fue restaurada en 1814. Luis XVIII la confirió, entre otros, al Zar Alejandro I de Rusia, a Francisco I de Austria, a Federico Guillermo III de Prusia y al duque de Wellington. Carlos X restaurará las ceremonias de la orden, que será definitivamente abolida por Luis Felipe I de Orléans en 1830.

Una de las páginas del armorial
Una de las páginas del armorial del señor de Angreau (1617), con las armas de Luis Gonzaga, duque de Nevers

Hoy queda como una orden dinástica -hemos visto imágenes del pretendiente Borbón Anjou llevando sus insignias en señaladas ocasiones- y en su recuerdo, les traigo dos armoriales de la misma y el listado de sus caballeros: el primero online, con el repertorio armero completo de sus caballeros desde su fundación hasta su disolución en 1830; y el segundo, el repertorio Recueil de blasons coloriés des chevaliers de l’Ordre du Saint-Esprit (1579-1581), por J. Bette, señor d’Angreau (Bibliothèque nationale de France, Département des manuscrits, Français 25202), dedicado al príncipe Carlos, duque de Croy y de Arschot, caballero del Toisón, el 14 de marzo de 1617. Espero, como siempre, que les divierta. Y buena tarde.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *