DE LA MEMORIA HISTÓRICA

No poco polémica, como podemos ver en estos días en relación con el callejero de Madrid, la Ley de Memoria Histórica del fenecido gobierno Zapatero no ha dejado de revolver desde su promulgación a tirios y troyanos (tanto defensores como detractores de la misma) y de pisar charcos que estaban felizmente secos desde 1976. Sin embargo, abrir la caja de los truenos puede tener, a veces, efectos contrarios a los deseados: muestra de ello es el trabajo que aquí les traigo, un artículo del catedrático de Ciencia Política de la Complutense Manuel Pastor Martínez, sobre el fusilamiento, en 1936, de los hermanos Osorio de Moscoso. Como bien se sabe, un bumerán siempre tiende a volver, bien cargado de velocidad, a las manos de quien lo lanzó. Reflexionen sobre ello, y buenas tardes.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *