SCV

SCV, si Cristo vedesse, como dicen los romanos: ¡Si Cristo lo viera! Estas iniciales de las matrículas del  Estado de la Ciudad del Vaticano, presentes en el parque automovilístico del país más pequeño del mundo, me hacen traer aquí -aprovechando la efeméride de hoy, día del comienzo del ministerio petrino del nuevo Pontífice, Francisco- una breve referencia acerca de esta poco conocida aristocracia vaticana, estos neri que acompañaban al nuevo Papa a los sones del Tu es Petrus en aquellas antiguas y asiáticas coronaciones: la triple tiara hoy olvidada, los flabelos faraónicos y la silla gestatoria en la que el Papa se alzaba sobre la multitud presente en las naves de la gran basílica; esa guardia nobile con sus penachos, siempre presente en las ceremonias; y esa administración de la Casa Pontificia llena de cancellarius, majordomus, etcétera etcétera… Una aristocracia romana, de añeja raigambre en los antiguos Estados Pontificios, que tras el Risorgimento dejaba en sus salones un trono vuelto hacia la pared, en espera del regreso de su monarca destronado, el Papa: una aristocracia que daba la mano con dos o tres dedos, dependiendo de la calidad de aquél a quién se la ofrecía. Tiempos, en fin, felizmente pasados.
Es posible -lo hemos visto en estos días- que si puede y le dejan, nuestro nuevo Papa vaya arrumbando ese parque móvil que tanto escándalo causa a los por otra parte tan versátiles romanos: y parece que esas reformas, esa manera nueva de hacer las cosas, no van a quedarse ahí. Esta aristocracia de la sangre, ya bastante oxidada desde que Juan Pablo I en su breve pontificado -y después Juan Pablo II- prescindieran de alharacas tales como la tiara, los flabelos o la famosa silla, se ha visto sustituida en estos últimos días por otra aristocracia, nueva, distinta, diferente: yo la llamo la aristocracia del corazón. En esta última semana, nuestro nuevo Papa nos ha hablado al corazón: Cor ad cor loquitur. Una aristocracia nueva ha nacido, y aquí damos fe de su nacimiento en esta entrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *