DEFENDER AL REY


Don Antonio Cánovas del Castillo, posiblemente uno de los más notables estadistas de la historia de España e indudable ideólogo de la restauración borbónica en la persona de Alfonso XII tras el fallido experimento republicano de 1873-74, defendía como una de las verdades madre que para él justificaban el devenir histórico de nuestra por entonces convulsa nación, la existencia de la monarquía hereditaria, devenida ya de absoluta en parlamentaria -Cánovas siempre defendió, inteligente y prudentemente, el consagrado sistema constitucional británico-, que procedía, y nacía, del acuerdo inmemorial de la sociedad española. Adhiriéndome como lo he hecho siempre a este precepto canovista, que para muchos (y obviamente no para otros) nos resulta cuasi genético, quiero hacer en estas breves líneas una reflexión sencilla acerca de la actualidad, de la realidad inmediata, de la Monarquía española cuya Corona ostenta hoy S.M. el Rey don Felipe VI.
Como bien recordaremos, tras la reciente abdicación de S.M. el Rey emérito don Juan Carlos I, una abdicación que vino forzada por una conjunción de fuerzas adversas -algunas de ellas evitables y que desgraciadamente no se evitaron-, entre las que se hallaron la mala salud del monarca, su deteriorada imagen pública tras diversos escándalos alegremente aireados por los medios, que vieron en tales noticias un semillero de lectores, y el dudoso comportamiento ético de diversos miembros de lo que por entonces era la familia real, por entonces ya desgraciadamente desestructurada como tal (caso de Iñaki Urdangarín y sus fórmulas rápidas para hacer dinero), se generó, al albur del éxito de los populismos tras la crisis económica y con una extrema izquierda y otra extrema derecha que se habían puesto de acuerdo en iniciar una rápida caza del Rey -algo que no debería sorprendernos, ya que no deberíamos olvidar que ambas tendencias políticas han tendido siempre al caudillismo de uno u otro signo-, un ruidoso movimiento que pretendía apoyar un hipotético y efímero vacío de poder para, por aclamación universal y casi contrarreloj, proclamar una nada novedosa experiencia republicana, experiencia que si por algo se ha caracterizado en esta España nuestra es por concluir siempre en un ruidoso -y habitualmente sangriento- fracaso.
La rapidez de reflejos de los dos partidos mayoritarios, la sensatez y la prudencia del nuevo Rey y la eficacia a la hora de gestionar el relevo por parte de los profesionales de su Casa, barriendo hacia afuera cuerpos extraños y enojosos compañeros de viaje, añadiendo a todo ello el acuerdo de esa gran y minusvalorada mayoría silenciosa que componen esos españoles que, como buenos miembros de la tranquila y poco aventurera clase media, sólo desean paz y no se dejan llevar por pretendidas renovaciones políticas de dudoso resultado, garantizó sin sobresaltos el mantenimiento de la Corona y de la Jefatura del Estado tal y como se acordó en el gran acuerdo nacional que fue y supuso la Constitución de 1978.
Así pues, ya el nuevo Rey en el trono tras una entronización modélica (su discurso ante las Cortes, al igual que el primer mensaje de Navidad, serían para enmarcar), hay que reconocer que aún no se han terminado de serenar totalmente las aguas, pese a que en nuestro mundo de prime time, de encuestas y de cuotas de pantalla, los números le dan al monarca una considerable aceptación (un 7,3 de nota) al igual que a la institución monárquica (6,4) y a la Reina emérita (con un 7,5). Es evidente que existe una brecha generacional que es urgente tapar (hablo en general de los jóvenes en un arco entre la mayoría de edad legal y los treinta años, poco afectos o desconocedores del papel de la Corona en su mayoría); que existe una continuada e inextinguible crítica por parte de los partidos o agrupaciones de extrema izquierda -que se haga lo que se haga con ellos siempre serán antimonárquicos por definición, ya que les va en sus genes republicanos- y de extrema derecha, en este caso una oposición más taimada al darse en un ámbito social que podría considerarse como favorable a una institución tradicional como es la monarquía. Tan poco afectas son a la institución monárquica las manos que portan las inconstitucionales banderas republicanas, venga o no al caso, como las que escriben ingeniosos correos, posts, whatsapps, etcétera en las que se ridiculiza o directamente se denigra al propio Rey o a otros miembros de la actual familia real. Tan poco afectos son a la propia institución periodistas oportunistas -un Peñafiel, por ejemplo, ya en la senectud y en horas bajas- en alimenticia búsqueda de audiencias como un líder populista como Iglesias, que cada vez que puede olvida taimadamente que el Rey lo es porque así lo manda la Constitución.
Hoy vemos la reacción indignada, en general -una indignación jaleada interesadamente por no pocas instancias, que buscan pescar en río revuelto- por la sentencia que, finalmente y tras una demora que retrata desgraciadamente la lentitud de nuestra Justicia, ha condenado al yernísimo Urdangarín, en otro tiempo ejemplo y modelo de hijo político, a una pena más que merecida (pena glosada de manera repugnante en publicaciones como la soez revista El Jueves, que se refugia en la libertad de prensa para cargar las tintas y vender más ejemplares). Vemos también el creciente desafecto que produce -y esto nos produce honda pena- la actual vida del Rey emérito, presentado por los medios como un bon vivant, cuya salud se halla sin duda muy deteriorada y que se encuentra de hecho separado de su consorte. No olvidemos que todos podemos sufrir desgracias conyugales, y que todos podemos aspirar a jubilarnos, si es que llegamos, y a descansar de nuestros trabajos: no sé por qué el Rey emérito iba a ser distinto en ello. No olvidemos tampoco nunca la gran labor realizada desde 1975 por don Juan Carlos, que sin duda le coloca dentro de la categoría de los grandes monarcas españoles: negarlo sería mezquino, aunque bien es cierto que el amor del pueblo es voluble. Sin embargo, el general afecto que la sociedad española conserva y mantiene por otros miembros de la Casa Real, como es el caso de S.M. la Reina emérita doña Sofía hace, por ejemplo, que el barcelonés Círculo del Liceo haya tenido que cambiar, hace escasos días, el lugar de celebración de la velada en la que se concedería a la Reina una merecida distinción por su apoyo firme y continuado a la reconstrucción del Liceo, tras la avalancha de solicitudes recibidas para participar en el acto de entrega: algo que honra a los organizadores y a los asistentes.
Ayer, SS.MM. los Reyes recibieron, en el marco irreprochable del Palacio de Oriente, en el que se conjugaron la Historia, la tradición, el pasado secular, el buen gusto y el respeto por lo que nuestra antigua Nación (y por tanto nosotros, los propios españoles) somos y hemos sido, al Jefe del Estado argentino y a su esposa. Duelo estilístico entre las dos bellas primeras damas aparte, que no creo -pese a lo que cierta prensa estima- que haya sido lo más importante del evento, es de hacer notar la gran serenidad, el buen hacer, la magnífica imagen que nuestro Rey -que lo es por la Constitución y también por la genética, como heredero de aquellos monarcas que siglos atrás lo eran por la gracia de Dios- proyectó a todo el mundo, dentro y fuera de España, en los dos hemisferios de nuestro planeta, como máximo representante de este Reino que hoy trata de volver a encontrarse a si mismo tras tantas traumáticas experiencias pasadas: buen médico, creemos, para ellas puede ser el Rey. Su prudencia durante el año de gobierno en funciones, su presencia activa en regiones españolas en las que los políticos regionalistas o independentistas han acumulado un desafecto cada vez mayor ante el Estado y su más alto representante (sin duda Cataluña y País Vasco, pero no nos olvidemos tampoco de Navarra), sus eficaces contactos con el extranjero, felizmente retomados tras la toma de posesión del nuevo gobierno, le hacen, hoy, el mejor de los activos de nuestro país. Su prudencia y paciencia -quienes le hemos visto en persona en actos públicos podemos atestiguarlo-, su indudable honradez, su amor innegociable, inextinguible y también genético, llevado (y eso se nota) en la masa de la sangre, por nuestra secular y tantas veces incomprensible España, hacen que hoy defender al Rey sea una obligación de todo español de bien. Defendamos al Rey, aunque solo hay que verlo objetivamente para darnos perfecta cuenta que su mejor defensor es él mismo. Y Dios le guarde, para nuestro bien y provecho, muchos años.


Un pensamiento sobre “DEFENDER AL REY”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *