LA ÚLTIMA VÍCTIMA DE ENRIQUE VIII

Henry Howard, conde de Surrey, fue uno de los personajes más extravagantes y polémicos del reinado de Enrique VIII. Un poeta pionero, cuyo verso tuvo un impacto profundo en Shakespeare, Surrey fue sin embargo calificado por un contemporáneo como “el niño más locamente orgulloso de Inglaterra”. Fue heredero del primer noble de Inglaterra, primo hermano de dos de las esposas de Enrique VIII -Anne Boleyn y Catherine Howard- y mejor amigo y cuñado del hijo ilegítimo del rey, Henry Fitzroy. Celebrado por sus acciones caballerescas tanto dentro como fuera del campo de batalla, Surrey se convirtió, con sólo veintiocho años, en el Teniente General del Rey en Francia. Pero su confiado exterior enmascaraba su inseguridad y su soledad. Hombre de intrigantes contradicciones, Surrey fue tanto el ejecutor de la ley como su burlador, tanto un reformador político conservador y religioso como un vividor borracho. El heroísmo del campo de batalla, la conspiración y el drama del tribunal que le juzgó y condenó, arroja nueva luz sobre la opulencia y el artificio de su deslumbrante vida. Esta reciente biografía, de la mano de Jessie Childs (en formato .epub) nos acerca a una época fascinante, y a una clase social -la aristocracia Tudor- paradigmática de una época convulsa.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *