LUJOS RENACENTISTAS

Hoy asociamos el Renacimiento con la pintura, la escultura y la arquitectura -las artes “principales”. Sin embargo, los contemporáneos a menudo llevaban a cabo las obras de arte “de menor importancia”, adornadas con piedras preciosas, armaduras ricamente embellecidas, espléndidos tapices y bordados, música y espectáculos efímeros. Isabel de Este, Marquesa de Mantua, legaba a sus hijos jarrones de piedra preciosa montados en oro, piedras preciosas grabadas, marfil, bronces y mármoles antiguos; sus damas de honor favoritas, por el contrario, recibieron simples pinturas. Los patrones renacentistas coleccionaban artefactos de lujo por su exquisita artesanía y el capital simbólico de sus componentes; pinturas y esculturas realizadas en materiales modestos eran de menor importancia. La autora de este libro, Luxury arts of the Renaissanceanaliza cómo las artes de lujo pasaron, tras el Renacimiento, a ser desechadas como artes “decorativas” o “menores” -extravagantes baratijas de los ricos, indignas del estatus de Arte. Luego, reexaminando los objetos mismos y sus usos en su día, muestra cómo suntuosas creaciones construyeron el mundo y el gusto de las mujeres y los hombres renacentistas. Que lo disfruten.


Un pensamiento sobre “LUJOS RENACENTISTAS”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *