CORONACIONES

Estaba claro que hoy tocaba hacer una referencia a las coronaciones, aunque el nuevo Rey de los Países Bajos no haya sido coronado (no se le ha impuesto la corona), sino entronizado: podemos recordar la tradición castellana, de origen gótico y medieval, en la que el Rey jura su cargo, sin recibir tampoco la corona en dicho acto, aunque en otros reinos peninsulares (caso de Aragón) sí existía un ritual propio de coronación, como podemos leer aquí.
Jura de Su Majestad el Rey don Juan Carlos I (1975).
Otras monarquías, sin embargo, han hecho del ritual de la coronación un arte: baste recordar la británica (para más información sobre la evolución histórica del ritual de la coronación en Gran Bretaña no puedo recomendar otra obra que la excepcional Coronation, de Roy Strong). No dejaron tampoco los británicos de deslumbrar con su pompa y su circunstancia en otras ocasiones, como la coronación de Jorge V como Emperador de la India en el Delhi Durbar de 1911, del que incorporo este enlace a una curiosa filmación muda (otra más aquí).
El Delhi Durbar de 1911.
Y contemporánea a ésta (en realidad unos años anterior, de 1896) otra sorprendente filmación que nos muestra la coronación, en el Kremlin, del último Zar de todas las Rusias, el autócrator Nicolás II, cuyo trágico final es bien conocido.
Coronación (el momento de la unción sagrada) del Zar Nicolás II Romanov en
la Catedral Ouspenski del Kremlin (1896).
El espectáculo estético que supone el ceremonial de la coronación ha sido siempre considerado un vehículo simbólico para mostrar la unión entre el monarca y la divinidad, de quien dimanaba durante el Antiguo Régimen el poder que ostentaban las cabezas coronadas, aunque siempre hubo excepciones (Napoleón, renunciando a ser coronado por el Pontífice Pío VII se coronó a sí mismo y posteriormente a Josefina Beauharnais, su primera esposa, como nos muestra el gran lienzo de Jacques-Louis David de 1807).
Esta relación con la divinidad se expresaba en el momento más sagrado del ritual, la unción del monarca con el óleo sagrado (la ampulla, con un ceremonial tomado del Antiguo Testamento: los profetas ungían a los Reyes del antiguo Israel). Acompañantes inevitables y esenciales del ceremonial eran los elementos de la regalia monárquica, como la corona, el cetro, el orbe, la espada, el manto o las espuelas:
Isabel I de Inglaterra con su regalia: 
corona, orbe, cetro y manto (1558).
Además de los coloristas acompañamientos y cortejos de cortesanos, soldados y ricos carruajes de estado, que conformaban con la decoración de las calles y avenidas por donde discurría el cortejo un marco ceremonial incomparable, como en la coronación, en 1937, de George VI. Coches y carruajes que en el pasado se vieron sustituidos por doseles y cabalgaduras, y por la procesión solemne, a pie, de los integrantes de la corte que acompañaban al monarca en el acto: un tiempo en buena parte ido del que hoy hemos tenido algunas muestras con la entronización del nuevo monarca holandés, un acto en el que en el pasado era principal protagonista la aristocracia del reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *