PINCELADAS DE INTIMIDAD

La Infanta Catalina Micaela de Austria,
por Sofonisba Anguissola (1580).
Algunos días atrás hice mención a las Paston letters, antiguos retazos de intimidad afortunadamente conservados sobre la vida cotidiana de una familia inglesa en el entorno de la guerra de los Cien Años. Hoy no voy a descubrirles nada nuevo, ya que mi entrada de hoy trata acerca de otra correspondencia, bien conocida desde que por primera vez el hispanista Próspero Gachard la editara parcialmente en las últimas décadas del siglo XIX, y que ha ido creciendo con las aportaciones realizadas por otros investigadores, singularmente en este caso del modernista Fernando Bouza tras su trabajo en el Archivo del Estado de Turín, antigua capital de los Duques de Saboya, en la sección Cartas de Príncipes Extranjeros.
Que la correspondencia recalara allí y finalmente se preservara tiene que ver, a partes iguales, con la razón de Estado y con una afortunada casualidad: la primera, debido al matrimonio entre el duque saboyano Carlos Manuel I y la infanta española Catalina Micaela, hija menor de Felipe II (e universalmente conocida al ser la modelo del famoso lienzo La Dama del Armiño, identificado durante muchos años erróneamente como obra del Greco y hoy atribuido a la pintora de corte Sofonisba Anguissola). La segunda, a la afortunada disposición de los archiveros saboyanos, ya que la correspondencia que Felipe II custodiaba de sus hijas fue destruida por él mismo (“de vuestras otras cartas, como ya son viejas, no hice otra cosa que quemarlas”).
Felipe II (fragmento), por Sofonisba Anguissola
En estas cartas se aprecian sorprendentes detalles de cercanía y afecto por parte de un rey que, fuera de su traza devota y solemne -y de su leyenda negra-, firmaba todas sus cartas con un “vuestro buen padre”; que se quejaba del escaso tiempo que sus continuas ocupaciones le dejaban para el descanso (“son las once y aún no he cenado, y tengo ya los ojos bien ruynes, y no puedo dejar de ver estos papeles”), que se preocupaba -como cuando partió a Lisboa para ser proclamado Rey de Portugal- por las enfermedades de sus hijos, particularmente de Isabel Clara Eugenia (“vos, la mayor”), de la propia Catalina Micaela (“vos, la menor”) o del deseado heredero, Felipe III. El interés por las obras de sus residencias y palacios, la pesca en los estanques de Aranjuez, la caza en los montes del Pardo, el envío de reliquias o de recuerdos y pequeños regalos, o la alta política (caso de una vez en la que el monarca no dudó en amonestar por escrito a su hija y a su yerno, al tomarse atribuciones que él no les había permitido) figuran entre sus líneas, escritas por la propia mano del rey, y no por la de ningún secretario.
Isabel Clara Eugenia y Catalina Micaela,
por Sánchez Coello (1575).
Tengo un precioso ejemplar de las cartas, editadas por Fernando Bouza, que conservo, comprado hace ya muchos años, y editado por la editorial Turner (hoy ya descatalogado), pero que ha sido afortunadamente reeditado por la editorial Akal: aquí tienen el enlace a la referencia del libro, una sucesión de retazos, de pinceladas de intimidad regia que espero disfruten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *