VISORREYES Y ENCOMENDEROS

Portada de la Nueva Corónica (1615)
Algún tiempo atrás, un buen amigo y seguidor de este blog me pedía que tratara acerca de la nobleza española en América. Será un tema sobre el que -desde aquí lo prometo- volveré en un futuro, pero quiero hacer una primera aproximación al mismo (un tema que a día de hoy aún es muy sensible) partiendo de esta primera entrada, dedicada a una obra notable, hoy custodiada en Det Kongelige Bibliotek de Copenhague: se trata de la Nueva Corónica y Buen Gobierno, manuscrito realizado en 1615 por Felipe Guamán Poma de Ayala, distinguido miembro de la nobleza incaica, y cuyo enlace a la obra podemos hallarlo aquí.
Dedicado al rey Felipe III, el manuscrito es un completo recorrido por la historia del Perú desde la creación del mundo (nos ofrece, por ejemplo, muchísima información sobre la organización y el gobierno incaicos), seguida por el imperio inca, la conquista española, las guerras civiles y el virreinato. Poma de Ayala muestra -no pocas veces crudamente- la codicia, la avaricia de los españoles (“este oro comemos”), el maltrato a los indios por los oficiales reales, como los corregidores (“daca ese oro, perro yndio”), o la soberbia de los criollos mestizos, maltratadores de indígenas.
Una galería de visorreyes (virreyes) del Perú
Reconoce, sin embargo, la virtud de los religiosos o el “buen gobierno” de los virreyes (de los que ofrece un insuperable catálogo visual, que adjunto parcialmente), tanto como critica el fasto de los encomenderos (“que entran en sus pueblos como si fueran santos y mal tratan a los yndios deste reyno”), los abusos de muchos corregidores (sobornos, cohechos, malos tratos) o ironiza acerca de la virtud de los pobladores castellanos.
“Españoles. Español de Castilla. Cristiano”.
Un encomendero entrando en su
encomienda, llevado “como un santo en procesión”
Fruto de una aristocracia local destinada inevitablemente al mestizaje, Guamán Poma es una memoria clara de los difíciles comienzos en una andadura común: la de la América española, llena de luces y sombras pero enormemente apasionante, que aún hoy en día no se halla exenta de controversias y sobre la que volveremos a hablar de nuevo en estas líneas. Mientas tanto, les encomio la visita a la web del manuscrito, y les auguro un delicioso paseo por sus páginas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *