MESTIZAJE Y ARISTOCRACIAS

Siguiendo el hilo de la entrada anterior, quiero hacer alusión nuevamente a un fenómeno al que me refería en aquella, y es el mestizaje de las aristocracias. No es ninguna novedad que históricamente existen precedentes claros del mismo (cuando Alejandro de Macedonia conquistó el imperio persa, instó a sus comandantes a casar -y él mismo lo haría- con mujeres procedentes de importantes linajes conquistados), pero en el caso del que me voy a ocupar, el de la América española, podemos ver claramente la intención, por parte de conquistadores y de conquistados, de proceder sin ningún género de trabas a la mezcolanza inicial de sus respectivas aristocracias (la española basada en la conformada por los propios conquistadores, en general de un nivel social bastante mediocre en sus inicios; y la indígena en las familias de los grandes prohombres nahuas o incas), a diferencia de lo que ocurriría -por ejemplo- en el caso de otros importantes imperios coloniales como el británico, en el que el puritanismo y el racismo impidieron y vetaron tan saludables mezclas.
Don Juan de Borja y doña Lorenza Inca de Loyola
Hoy traigo aquí dos ejemplos: uno, el de los conquistadores mexicanos, unidos desde primera hora con las descendientes de los más importantes notables de Texcoco, Tlaxcala o del propio México (me refiero, claro está, a la aristocracia tenochca -de Tenochtitlán- en este último caso). El otro caso es el de las coyas (princesas) incas que enlazaron con importantes linajes españoles: en concreto el de los Loyola, como ahora veremos.
En su día, el autor Gárate de Córdoba, en su Poesía del Descubrimiento, censaba trescientas sesenta y seis mujeres indias ofrecidas por los mexicanos a Cortés y sus tropas. Xicoténcatl, cacique de Tlaxcala, ofrece al capitán español a sus hijas “para que sean vuestras mugeres y hagays generaçion, porque queremos teneros por hermanos, pues soys tan buenos y esforçados”. Su hija Luisa casaría con Pedro de Alvarado: una de las hijas de este matrimonio, Leonor, emparentaría por matrimonio con la casa de Alburquerque. Es sin embargo el caso de Isabel Tecuichpo, hija de Moctezuma (además del conocido romance vivido entre Cortés y doña Marina, del que quedaría un hijo, Martín) el más destacable, al ser la hija menor del tlatoani Moctezuma, y viuda de dos emperadores mexicas, que tendría una hija de Cortés (Leonor Cortés y Moctezuma), y que casaría con Alonso de Grado, Pedro Gallego (tendría otro hijo con él: Juan Andrade Gallego Moctezuma) y Juan Cano de Cáceres, cuna del linaje de los Cano Moctezuma.
Don Martín de Loyola y doña Beatriz Ñusta (Clara Coya)
Pero no fueron los únicos: Sebastián de Moscoso casó (y tuvo tres hijos) con una hija de Tepeaca; Juan de Cuéllar casó con Ana, la hija del rey de Texcoco; Pedro Martín Ruiman con la hija del cacique Teuila. Además del matrimonio, el concubinato notorio aceleró la mezcla, una mezcla en ningún momento (al menos, al principio) mal vista por los españoles o por los indígenas. También se dio la poligamia, muy perseguida por los misioneros franciscanos: pobladores como Alonso Pérez de Zamora llegaron a tener numerosos hijos, en su caso específico diecisiete.
Un siglo después, el fenómeno era ya imparable, y no se limitaba a las élites. Es un ejemplo de estas últimas, sin embargo, con el que quiero cerrar estas líneas: se trata del doble ejemplo de Martín García de Oñaz y Loyola, casado con la princesa inca Beatriz Clara Coya: doble porque su hija Ana María Lorenza Coya casaba asimismo con el primer marqués de Oropesa, Juan Enríquez de Borja y Almansa. Aquí lo vemos claro: la aristocracia inca se asocia fuertemente a la española. La descendiente de los emperadores del Perú casaría con el pariente de dos papas -los Borja- y de dos fundadores de la Compañía de Jesús, san Ignacio de Loyola y san Francisco de Borja. Mestizaje de aristocracias: más claro, imposible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *