YO SOLO

Don Bernardo de Gálvez, I conde de Gálvez
Don Bernardo de Gálvez, I conde de Gálvez

“Yo Solo”: o de como la Heráldica, mezclada y entrelazada con fuerza con la Historia, puede ayudarnos a conocer de cerca un acontecimiento notable. Y notables fueron, sin duda, los hechos de don Bernardo de Gálvez, I conde de Gálvez y vizconde de Galveston (1746-1786), que a lo largo de sus cuarenta años de vida dio muestras claras y evidentes de su talento político y militar.

Armas del I conde de Gálvez
Armas del I conde de Gálvez

Gálvez había sido nombrado teniente durante la guerra contra Portugal, llegando a Nueva España con el grado de capitán en 1762, combatiendo contra los apaches (no fueron sólo los émulos de John Wayne los únicos que lucharon contra ellos: como en otras muchas cosas, nosotros llegamos primero), y en 1770 era ya comandante. Entre 1772 y 1775 estuvo entre Pau (Francia) y Sevilla, siendo ascendido a teniente coronel en dicho año, tras una frustrada expedición a Argel.

Captura

Pero su momento llegaría a partir de 1776, una vez fue nombrado gobernador de Luisiana, fundando la ciudad que lleva su nombre en 1778. Un año más tarde, apoyando a los rebeldes norteamericanos, atacaría a los ingleses liberando toda la Luisiana Oriental, y tomando en 1781 la Mobila, Panzacola y New Providence, recuperando Florida para la Corona española. El monarca (que lo era Carlos III, un lince para reconocer el talento ajeno), le recompensa con los títulos de mariscal de campo y de teniente general y gobernador de los territorios reconquistados. En 1783, el rey le concede sus títulos, nombrándole además gobernador de Cuba. En 1785 es nombrado Virrey de Nueva España, año en el que fallece, posiblemente envenenado: la larga mano de la Pérfida Albión, quizás. Pero todo esto no es más que una introducción para el interesantísimo documento que hoy les traigo al blog, y que -como siempre- pueden ustedes conservar, si lo desean, en formato digital: se trata nada menos que de las reales cédulas (BNE, MSS/10639) que concedieron a Gálvez el acrecentamiento de su escudo de armas en conmemoración del hecho heroico protagonizado por don Bernardo durante el sitio de Pensacola, que incluía el conocido lema que da nombre a esta entrada: “Yo Solo”, entrando con su navío y tres más en la rada del puerto dominado por los británicos, impávido bajo el fuego de su artillería. Una buena muestra de como la Historia y la Heráldica pueden ir de la mano.

Captura1

Hoy aún se le recuerda, aunque -como siempre ocurre en nuestras latitudes- no tanto como se debiera. Y como siempre también, les adjunto algunos enlaces de interés sobre don Bernardo de Gálvez y su indispensable papel en la Guerra de la Independencia americana: “La América Socorrida”, una curiosa égloga de 1786; el trabajo de Thomas E. Chávez sobre la participación española en el conflicto; y un reciente y muy interesante artículo sobre esta cuestión, de L.T. Cummins. Siguen la estela de la clásica biografía de Gálvez escrita en 1934 por J.W. Caughey, Bernardo de Galvez in Louisiana, 1776-1783, posiblemente a día de hoy la mejor que se ha escrito sobre su figura. Y como siempre también, que los disfruten.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *