DE VERA NOBILITATE

Retrato funerario del I marqués de Villafranca del Bierzo, Luis Pimentel y Pacheco (cir 1497)
Retrato funerario del I marqués de Villafranca del Bierzo, Luis Pimentel y Pacheco (detalle, cir 1497). Fotografía: Ministerio de Cultura

Desgraciadamente, han pasado -tras muchas, sucesivas y desafortunadas reformas educativas, llevadas a cabo desde perspectivas y a empujones de partidarias perspectivas políticas- ya los tiempos en los que un estudiante terminaba su Bachillerato con lo que eran, al menos, unas nociones básicas de las lenguas clásicas, en el pasado auténticas koinés o linguas francas de los intelectuales de toda Europa, cuya correspondencia entre sí (entre un español y un alemán, entre un francés y un británico) se desarrollaba en esa rica lengua imperial, preferida también por la Iglesia y por muchas cancillerías. Por ello, me temo que desgraciadamente tal vez no podamos sacar todo el partido que merecen algunos textos que hoy les subo, y que versan -como en otras ocasiones hemos tratado- acerca de lo que eran, o al menos se percibían, como las conditiones características y propias de la nobleza.

Retrato funerario del I marqués de Villafranca del Bierzo, Luis Pimentel y Pacheco
Retrato funerario del I marqués de Villafranca del Bierzo, Luis Pimentel y Pacheco. Fotografía: Ministerio de Cultura.

El primero de estos textos es el que da nombre a esta entrada, obra redactada por Josse Clichtove e impresa en París en 1520. El segundo, De Origine el Iure Patriciorum, de la mano de Johann Jakob Draco, impresa en Basilea en 1627. El tercero, Disputatio de Nobilitate, de Balthasar Frisowitz, impresa en Estrasburgo en el mismo año. Ya por último, y este en lengua romance -en este caso italiano- viene el cuarto título, Il Primo Libro della Nobiltà, obra de Francesco de Vieri, impresa en Florencia en 1574. Todos ellos tienen un denominador común: tratan de explicar qué es la nobleza, cuáles son sus rasgos y las pautas que la rigen, definen y estructuran. Algo que, sin palabras, creo que también hace la magnífica efigie fúnebre que ilustra esta entrada: la dignidad yacente del I marqués de Villafranca del Bierzo, don Luis Pimentel y Pacheco (+1497), que sería recordado después de su muerte por su heroico comportamiento en la guerra con el Rey de Portugal. Con su imagen se pretendía transmitir que la práctica de la Vera Nobilitas, expresada a través de la defensa de determinados valores, como la fidelidad a sus señores, los Reyes Católicos, y la práctica de las armas y de las letras, era un más que válido medio para alcanzar la gloria eterna con la conciencia tranquila. Hoy en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid, la estatua yacente del I marqués se hallaba en el convento de San Francisco de Villalón de Campos, de donde salió con la Desamortización.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *