CONTINUIDAD

la foto 4Es lo que se percibe de un solo vistazo, al ver al hijo homónimo del fallecido duque de Suárez, portando, tras el féretro de su padre, la caja con el collar de la orden del Toisón a la que perteneció; una imagen que se vio reforzada al apreciar, tras el armón en el que se colocaron los restos mortales del difunto primer Presidente del Gobierno de la democracia, a dos portadores de las insignias de las órdenes del Toisón y de Carlos III.

Captura

Continuidad. Es, sencillamente, uno de los motivos -y una de las indiscutibles grandezas- de las ceremonias de Estado. El duque de Suárez, hoy, ha sido sepultado como en su día lo fuera cualquier ilustre compagnon de la centenaria orden borgoñona a la que tanto me he referido en estas páginas, y de la que formó -ya en momentos tardíos y dolorosos de su vida- ilustre parte. Descanse en paz en su casi natal Ávila quien tanto dio durante su vida, en unos pocos y trepidantes años, a este país.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *