EL GRAN MEMORIAL DE 1624, I

El Conde-Duque de Olivares, por Velázquez (Museo del Prado, Madrid)
El Conde-Duque de Olivares, por Velázquez (Museo del Prado, Madrid)

En una pasada entrada, toqué el tema de los memoriales de don Gaspar de Guzmán, Conde-Duque de Olivares y de Sanlúcar la Mayor y valido de Felipe IV, con ocasión de la reedición de sus memoriales y cartas por la editorial Martínez Roca. Desarrollados desde un punto de vista esencialmente reformador, destaca entre ellos el denominado Gran Memorial de 1624, remitido al rey con ocasión de su acceso al trono, para darle general cuenta del gobierno y la administración de la Monarquía Hispánica, a modo de extenso vademécum con una intención claramente didáctica (les insto por cierto a su consulta completa, con el fin de comprender el funcionamiento de aquella compleja máquina administrativa).

El Cardenal infante don Fernando, por Gaspar de Crayer
El Cardenal infante don Fernando, por Gaspar de Crayer

Olivares, entre sus páginas, realizará una interesante clasificación del estamento nobiliario hispano, que a lo largo de varias entradas traeré a esta página; y estas letras de la mano del gran valido nos permitirán conocer cómo veía desde dentro (y en un documento secreto, sin disimulo alguno) y cómo estaba conformada la nobleza española en el primer cuarto del s. XVII, explicitando al rey lo que el monarca debía confiar -o no- a sus integrantes. El ministro, que describe a la aristocracia hispánica desde un riguroso orden de prelación (y cuyas palabras no tienen desperdicio) comienza tratando de los infantes de Castilla, hermanos de Felipe IV: Ana, después reina de Francia; Mariana, después emperatriz de Austria; Carlos y Fernando (el conocido como Cardenal-Infante). Dejémosle hablar, porque merece la pena. Y seguiremos en los próximos días con Grandes, señores de título, caballeros e hidalgos, tal y como el valido los dividió.

El infante don Carlos, por Velázquez (Museo del Prado)
El infante don Carlos, por Velázquez (Museo del Prado)

“Señor.
Consta el buen gobierno destos reinos de muchos cabos diferentes de que conviene tratar por menor según el presente estado en que se hallan que por nuestros pecados es por ventura el peor en que se han visto jamás.
La nobleza se compone de los infantes, grandes, señores, caballeros y hidalgos.
Conviene mucho que los infantes sean estimados y respetados mucho de todos los otros vasallos grandes y no grandes. Y aunque en estos reinos no se han visto jamás tratados como hoy, es del servicio de V. Majd. que sea asi porque con esto con buen pretexto y blandura se humillan los grandes, brazo que en otro tiempo con dificultad se doblegaba a los mismos reyes, pero juntamente con esto es menester que cuide mucho de que su sumisión a los reyes sea sin ninguna diferencia a la del más particular vasallo; y aunque en los asientos y lugares tienen tan gran desigualdad, todavía en las demás cosas se puede ajustar la sumisión de manera que baste como V. Majd. lo platica hoy con sus hermanos, que mostrándoles mucho amor en algunas cosas les hace menos cortesía que a muchos vasallos. Y asi es conveniente y siempre necesario estar con extraordinaria atención sin descuidarse en nada que sea consentirles ninguna falta de respeto ni disimular la menor desobediencia, porque en consintiendo una se perderá infinito y se aventurarán graves daños.
Háseles de poner criados medianos, que ni por pocas obligaciones no tengan qué aventurar ni por muchas osen intentar cosas grandes con torcidos fines, y estar con mucha atención mirándoles a las manos y que ellos lo entiendan así castigando con severidad los menores asomos sin que haya dispensación por ningún accidente; y es menester que sepan que no les ha de costar menos que la cabeza y echar alguna abajo asegurara las de todos y escarmentará para adelante como conviene. Y vuelvo a decir a V. Majd. que este es punto de que V. Majd. no debe descuidar nunca, sino tener a todas horas puestos los ojos en él con la memoria de los inconvenientes grandes que se han seguido en estos reinos de no estar siempre velando en atajar los daños que por esta vía pueden ofrecerse.
Conviene totalmente cerrarles y prohibirles la comunicación de los grandes y ministros de importancia fuera de los confidentes y favorecidos de V. Majd., y en esto vivir con suma atención y vigilancia para que esta comunicación no pueda ser aun por terceras personas de los que sirven a los señores infantes, y los oficios mayores de su casa conviene darlos a personas totalmente dependientes de V. Majd. o de sus ministros favorecidos porque no puedan intentar tener favor por otro camino, pareciéndoles que sin aventurarse le tienen del valido de V. Majd., con lo cual se previene en cuanto es posible a los daños que se podrían seguir.
El darles V. Majd. hacienda ha de ser con limitación pero no con miseria, y siempre tener cuidado de que por otra mano ninguna no se les socorra, y prohibillo con toda fuerza en las instrucciones que se dieren a sus criados.
Y sobre todos estos medios, que son los que la prudencia enseña, el mejor y más acertado para la seguridad y conveniencia del servicio de V. Majd. será procurar acomodarlos, con la grandeza que se debe a sus personas, en otras Provincias y reinos que no sean de V. Majd., por vía de casamiento, y entretanto tenellos a la mano lo más cerca que sea posible, como V. Majd. lo hace, y con los brazos abiertos para ampararlos, y siempre el freno en la mano para contenerlos en los límites de la obediencia y del respeto. Y este, señor, es el primer punto y el más importante de cuantos pueden ofrecerse que mire a la conservación de la dignidad y autoridad de V. Majd”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *