EL GRAN MEMORIAL DE 1624, III

Retrato de un caballero, de Bartolomé Esteban Murillo. Museo Metropolitano de Nueva York
Retrato de un caballero, de Bartolomé Esteban Murillo. Museo Metropolitano de Nueva York

“Señor.
El tercer lugar de la nobleza ocupan los señores titulados, dignidad tan grande en España que se hizo para los hijos de los reyes y en esta estimación estuvo mucho tiempo hasta que se empezó a introducir en los primeros vasallos del reino y de aquí no descaeció en muchos, aunque después se fue abriendo la puerta de manera que entraron muchos y a la postre se puede decir que estuvo tan abierta que no quedó quien quisiese entrar por ella; tal fue la desestimación en que se puso dignidad que tuvo el lugar que he representado a V. Majd., no con poco deservicio de V. Máid. y de la grandeza y autoridad en que se debía poner este honor.
Son en número muchos más que los grandes, y aunque de menor poder los singulares, todos juntos es sin duda que le tendrán mayor que los grandes; y por esto, como dije a V. Majd. en el papel de los grandes, muy conveniente al buen gobierno y quietud de estos reinos [es] el conservar la emulación entre los señores y los grandes y, aunque sin mostrar atención, conviene que V. Majd. disimuladamente de a entender que estima algunos señores igualmente que a los grandes y que a los mayores dellos, porque con esto se conservará la autoridad deste honor que tanto se ha agraviado con la indignidad de los que le han conseguido, y lo que es más considerable que es el impedir que no lleguen al rendimiento en que pudieran estar por lo dicho, sino que conserven la competencia con los grandes, con lo cual se excusa el unirse con ellos; inconveniente que pudiera ser grande y en esto debe V. Majd. estar con muy particular atención, no desfavoreciendo a los grandes pero mostrando estimar mucho a los señores, que siempre hallará V. Majd. entre ellos casas de calidad, servicios y cantidad de hacienda que justamente merezcan este favor sin parecer afectado, sino antes acto de la justificación de V. Majd. y de su prudencia, de donde nacerá animar aquellos y templar a los otros sin dar ocasión de sentimiento ninguno.

Don Juan de Leyva, marqués de Leyva (Museo Nacional de Chapultepec, México)
Don Juan de Leyva, marqués de Leyva y conde de Baños (Museo Nacional de Chapultepec, México)

Desta jerarquía de personas se servía el señor rey don Felipe el segundo en los oficios de su casa y en otros puestos de Consejos y presidencias, porque, como está dicho arriba, siendo el poder destos particulares más moderado y ellos de menos séquito, juzgaba habían de estar más atentos a su proceder y más puntuales en la ejecución de las órdenes, por la facilidad mayor que hay en remover a estos cuando no cumplan con lo que deben, que a los más poderosos y de mayores parientes. Y no sólo se servía destos en los oficios de gentileshombres de la Cámara y mayordomos, sino también de sus hermanos segundos y, terceros.
Debe V. Majd. mandar al presidente de Castilla y al de las Ordenes que traten con particular estimación a los señores de títulos cuando sus personas no lo desmerezcan mucho, porque por las consideraciones dichas conviene no dejarlos envilecer por ningún caso, sino conservarlos para balanza del otro poder, no mostrando de ninguna manera que se hace por este fin, sino solamente por renovar la estimación que se hace de esta dignidad en la parte que se pudiere; y en todas ocasiones le será a V. Majd. de gran socorro que le vean con noticia y atención a autorizar y estimar las casas que lo han sido en Castilla en otros tiempos.
No hay, en estos señores el peligro que en los grandes, como está dicho, y como tienen aquella línea a que ascender les es fuerza por esto estar siempre con mayor atención y deseo de complacer a V.Majd. en todo, parte esencialísima para el servicio de V. Majd., con lo cual y con la buena sangre se aseguran mucho los aciertos; y sí del todo no es posible, se da por lo menos el fiador mayor que hay ni puede haber, y es medida que viniendo a puestos moderados no les desconviene ni es desproporcionado. de ninguna manera el ocupar los mayores, parte también muy esencial para hacer grandes personas con la disposición de poderlos experimentar desde las ocupaciones moderadas”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *