EL GRAN MEMORIAL DE 1624, V

Retrato de un caballero. Fray Juan Bautista Maino, cir 1620. Museo del Prado, Madrid.
Retrato de un caballero. Fray Juan Bautista Maino, cir 1620. Museo del Prado, Madrid.

“Señor.
Los hidalgos es el grado primero de la nobleza porque dél se asciende a todos los demás. Este es el nombre primero de la nobleza de Castilla y el que se conservó muchos años en ella, sin que se usase del nombre de caballeros ni de señores, y verdaderamente las mayores casas que hay hoy en estos reinos tuvieron su origen en los solares de la Montaña y Cantabria donde hoy se conservan con estos mismos apellidos los que no bajaron a Castilla y se dilataron con las guerras, adquiriendo los señoríos y estados que hoy poseen. Algunos hay en España que sin este origen han alcanzado y conservado señoríos y estados grandes, pero muy pocos fuera de las casas que descienden de la real y otras que han venido de fuera.
Esta nobleza como la más moderada es la más extendida. Hay en esta tres diferencias grandes aunque todos se nombran debajo deste nombre de hidalgos, pues unos son hidalgos solariegos y descendientes dellos, y ésta es la antigua nobleza de Castilla de que he hablado, que sin duda es muy digna de grande estimación.
La otra es la que llaman hidalgos de privilegio. Esta es de moderadísima calidad y muy desigual en la estimación, porque muchas destas hidalguías son compradas o adquiridas por otras vias.
También hay hidalgos notorios que no tienen solar, ni más origen aquella nobleza que haber sido tenidos y estimados por tales. Esta es nobleza mucho más estimada que la de los privilegios, pero menos que la de los solariegos.

Velázquez, el Conde-Duque de Olivares (Pinacoteca de Dresde)
Velázquez, el Conde-Duque de Olivares (Pinacoteca de Dresde)

Conviene favorecer a los hidalgos por la misma consideración que a los caballeros particulares y por aquellos mismos grados, con atención a que empiezan de un grado menos, aunque sin duda no se puede mirar a aquellos hidalgos de la Montaña con desigualdad conocida a los caballeros particulares, siendo cierto que algunas casas de aquellas por su antigüedad y continuada nobleza merecen la estimación que los más estirados caballeros, porque son muchas las casas grandes de España que descienden de aquellas y estos también conservan la emulación con los caballeros y es conveniente que la tengan por las mismas razones que he representado a V. Majd. en los demás estados, con lo cual se conserva este brazo de la nobleza, con conveniencia grande del servicio de V. Majd., teniendo cada grado destos emulación entre si y cada uno con el de otros, con lo cual no es posible haber unión perjudicial, sino que todos quedan dependientes del inmediato favor y honra de V. Majd., sin poder aspirar a ella por otro camino que el del mayor rendimiento a la voluntad de V. Majd. y su proceder y servicios a su corona.
Los señores infantes, conociendo que el semblante de V. Majd. les da vida, ser y estimación de los otros vasallos, que sin esto no tienen nada. Los primeros grandes, por el estado de sus haciendas no pudiendo esperar conservar aquella grandeza sino por el camino de los oficios, encomiendas y mercedes de V. Majd. Los grandes de las otras clases, por ascender a este primer honor que V. Majd. hace a estas casas. Los señores por la misma emulación que entre si conservan los grandes sobre la mayor grandeza de cada uno, y luego por la que tienen de ascender al lugar de los grandes y la emulación con ellos. Los caballeros, por la que tienen entre si como los otros y por ascender a la linea de los títulos. Los hidalgos, por la emulación entre si en los tres estados que he representado, y por ascender a la linea de los caballeros, con lo cual, conservándose esta emulación, como se ha de procurar, y dependiendo de su sola mano de V. Majd. el conceder estos lugares a que cada estado aspira, viene a conseguirse el buen gobierno deste brazo de la república que es de los más principales della, y cosa de que V. Majd. debe cuidar mucho, gobernándolos en la forma que he representado a V. Majd. y, sin dar justa queja a ninguno, conservallos en continuos celos, cargando siempre el favor de V. Majd., sin parecer que es en contraposición de los otros, a la parte más flaca para hacerle con esto balanza y fomentar la emulación, sin dejar rendir la parte menor por ningún accidente, que así conviene, y de lo contrario se seguirán grandes daños”.
Lo dicho, y con esto concluyo: maquiavelismo puro. Sirvan estos textos como reivindicación del Conde-Duque: qué bien, pero qué bien conocía el Guzmán a sus émulos…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *