VIAJES Y AVENTURAS

Carlo Maggi, en 1578 (BNF)
Carlo Maggi, en 1578 (BNF)

¿Quién dijo que la nobleza era un estamento estático? Evidentemente, es sabido que con tantas subidas y bajadas dentro del propio grupo social, con salidas y entradas constantes en el mismo, casi como si se tratara de la cuenta de resultados de cualquier empresa, no podemos definir a la nobleza como estática, sino más bien como muy, muy dinámica. Y este dinamismo podemos verlo también en las peripecias que sufrieron, padecieron (e incluso disfrutaron) no pocos de sus integrantes, muchas veces puestas por escrito para ilustración y aprovechamiento de futuras generaciones.

Armas -cruz de Jerusalén incluida, como caballero del santo Sepulcro- de Carlo Maggi
Armas -cruz de Jerusalén incluida, como caballero del Santo Sepulcro- de Carlo Maggi (BNF)

Este será el caso de Carlo Maggi (un apellido, sin duda, muy evocador por lo alimenticio), o Carolus Magius, noble veneciano y caballero de la orden del Santo Sepulcro de Jerusalén, embajador de la Serenísima ante el papa Pío V, capturado por los turcos y esclavizado tras el asedio de la ciudad chipriota de Famagusta, devuelto a su patria tras ser comprado por mercaderes cristianos, que dio a las prensas en París poco después de la batalla de Lepanto (en 1578, concretamente) este breve relato, con el fin de que sirviera para explicar a sus lectores las peripecias que había padecido, ilustradas en diecisiete maravillosas miniaturas. Hoy se conserva en la Biblioteca Nacional de Francia, procedente de la biblioteca del duque de la Vallière, y como siempre pueden hallar aquí el enlace a la obra. Que lo disfruten, y no dejen de atesorar en su biblioteca pieza tan singular.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *