ÉL ERA DE ESPAÑA LA FLOR Y ESPERANÇA

P01260
La Virgen de los Reyes Católicos (Museo del Prado, Madrid).
A la izquierda, bajo Fernando el Católico, el príncipe don Juan
Siguiendo al hilo de la época de la que trataba en la última entrada, traigo hoy al blog un pequeño recordatorio sobre aquello que pudo ser y no fue: concretamente vamos a hablar hoy acerca del sevillano príncipe don Juan (1478-1497), hijo de los Reyes Católicos -en el cual se hubieran unido las coronas de Castilla y de Aragón bajo el nombre de Juan III- y que de haber sobrevivido a su juventud, hubiera escrito la historia de España de una muy distinta manera. Es conocida la instrucción de Carlos V al príncipe Felipe:
“Hijo, placiendo a Dios, presto os casaréis, y plega a Él que os favorezca para que viváis en ese estado, como conviene por vuestra salvación y que os dé los hijos que Él sabe serán menester; mas porque tengo por muy cierto que me habéis dicho verdad de lo pasado y que me habéis cumplido la palabra hasta el tiempo que os casáredes, no poniendo duda en ello, no quiero hablar sino en la exhortación que os tengo de dar para después de casado; y es hijo, que, por cuanto vos sois de poca y tierna edad y no tengo otro hijo si no vos, ni quiero haber otros, conviene mucho que os guardéis y que no os esforcéis a estos principios, porque demás que eso suele ser dañoso, así para el crecer del cuerpo como para darle fuerzas, muchas veces pone tanta flaqueza que estorba a hacer hijos y quita la vida como lo hizo al príncipe don Juan, por donde vine a heredar estos Reinos”.
Este esfuerzo en sus visitas cotidianas a su jovencísima esposa, Margarita de Austria, hermana de su cuñado Felipe -que tan meridianamente describe el Emperador en sus recomendaciones- quiere la tradición que concluyera al heredero (parece ser que en realidad falleció al padecer una tuberculosis), dejando a Castilla de luto, como nos dice Juan del Enzina en tres deliciosas obras: la primera, Triste España sin ventura; la segunda, su Tragedia trobada a la dolorosa muerte del Prínçipe don Joan… y la tercera, sus coplas A tal pérdida tan triste.
 
Margarita de Austria, por Bernard van Orley
He de decir que los retratos que conservamos de Margarita de Austria (1480-1530) realizados por su pintor de cámara Bernard van Orley, ya en su viudedad (obsérvese el deuil blanc) no le hacen seguramente demasiada justicia: según confiaba el Emperador a su hijo, su tío el príncipe “era nouio muçhas bezes al día” con la princesa flamenca, lo que parece indicar que posiblemente era digna hermana de Felipe el Hermoso, lo que parece confirmarnos un retrato anterior de la princesa niña, obra del maestro de los Molinos. A la muerte del joven don Juan casaría con el duque Filiberto de Saboya, que fallecería también poco después, en 1504. Vistiendo el resto de sus días tocas de viuda, Margarita se mostró sin embargo como una eficaz política, pieza fundamental de la casa de Habsburgo en sus ambiciones europeas: fue regente de los Países Bajos, negoció la Paz de las Damas e intervino en la liga de Cambrai. Sirva este enlace también como homenaje a esta figura tan desconocida, que pudo ser reina de España y que sin embargo nunca llegó a serlo, con la música que sonó en su corte borgoñona.
 
Margarita de Austria con diez años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *