ELOGIOS Y REPARTIMIENTOS

Alfonso X el Sabio, según el tumbo de la catedral de Santiago de Compostela
Alfonso X el Sabio, según el tumbo de la catedral de Santiago de Compostela

Dieciséis años atrás, el Ayuntamiento de Sevilla publicó los Elogios de los Conquistadores de Sevilla… de Gonzalo Argote de Molina, obra nunca llevada a las prensas (a diferencia de su Nobleza del Andaluzía) y que circuló manuscrita en múltiples copias a lo largo de los siglos XVI, XVII y XVIII. Desgraciadamente agotada -y rápidamente, por cierto- dicha edición es hoy de difícil acceso (a menos que nos sumerjamos en las ignotas profundidades de los fondos de las librerías de viejo).

Asedio de una ciudad, según las Cantigas de Santa María
Asedio de una ciudad, según las Cantigas de Santa María

Cientos de caballeros atenderían la llamada del rey Fernando III con el fin de sitiar y posteriormente tomar Sevilla, acudiendo a las armas no sólo desde Castilla o León, sino desde otras regiones o reinos de España (Cataluña, Aragón) u otros reinos vecinos. Las órdenes militares no perdieron la ocasión y se encontraron, al completo, en el cerco de la ciudad y en los preliminares de su asedio: Santiago, con Pelay Correia, su maestre; Fernán Ordóñez y los calatravos; Per Yáñez y la orden de Alcántara; Fernán Royz y los sanjuanistas; Per Álvarez Alvito y los templarios: esa presencia se verá recompensada tras la caída de esta por el rey, que concederá a aquellas importantes beneficios. Pero no son los únicos: además de milicias concejiles como la de Madrid –al mando de Gómez Ruiz Manzanedo- y aliados musulmanes como el señor de Niebla, un numeroso grupo de próceres, caballeros y ricoshombres –Rodrigo Froylaz, Alfonso Téllez, Fernán Yanes, Lorenzo Suárez Gallinato, Garci Pérez de Vargas, Diego López de Haro, Arias Pérez de Butrón, Alfonso de Aragón al mando de los aragoneses, Bernat Vidal de Besalú con los catalanes, Rodrigo Gómez de Galicia o el conde de Urgel don Pedro- acompañarán al rey y recibirán su parte en el repartimiento que seguiría a la toma de la ciudad. Como nos cuenta la Grand e General Estoria:

En Seuilla, jueves, primero día de mayo, era de mil e doçientos e noventa e un annos, con sabor e con gran voluntad que ouo el muy noble e muy alto don Alfonso, por la graçia de Dios rey de Castilla, e de León, de Galiçia, de Seuilla, de Cordoba, de Murcia, e de Jaen, de facer servicio a Dios, e por onra del muy noble rey don Ferrando, su padre, e por gala donar al infante don Alfonso, su tio, e a sus hermanos, e a sus ricos omes, e a sus Ordenes, e a sus fijosdalgo, e a todos aquellos que le ayudaron a ganar la muy noble çiudad de Seuilla, el servicio e el aiuda que ficieron al rey don Fernando su padre e a él en ganarla e conquerir la Andaluçia, e por poblar e asosegar la sobredicha noble de la ciudad de Sevilla ouo de saber todas quantas alcarias e quanto heredamiento auia e de figueral e de olivar, e de huertas, e de vinnas, e de pan […] e diólo el rey por la medida de los pies que era más cierta que la de la tierra, e fiço sus donadíos muy buenos e muy grandes e partiólo desta guisa: primeramente heredó al infante don Alfonso de Molina, su tio, e a sus hermanos, e a las reinas, e a sus ricos omes, e a obispos e a Ordenes, e a monasterios, e a sus fijosdalgo, e desi a los de su criazón que fueron del rey don Fernando, su padre, e desi a los de su compagna e a otros omes muchos; e tomó heredamiento para sus galeas e para su çillero que fiço, e para su almacén, e desi heredó hi docientos caualleros hijosdalgo en Sevilla e dioles su heredamiento apartado […].

Dos ejércitos en combate, según las Cantigas. Uno de los caballeros lleva las armas de los Guzmanes.
Dos ejércitos en combate, según las Cantigas. Uno de los caballeros lleva las armas de los Guzmanes.

Así pues, en su recuerdo, subo hoy a esta su página los dos tomos de la copia de los Elogios de Argote, pasada a la letra en 1786 del original que “posee don Miguel de Manuel”, hoy depositada en la BNE (Estos son los enlaces: Mss. 2116 y 2117; tan sólo pulsen en “ver obra”: se abrirá el visor y si lo desean podrán descargar los manuscritos, que incluyen las armerías de los caballeros heredados en Sevilla). Que los disfruten.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *