CUANDO LAS BARBAS DE TU VECINO

RR$UG21GLDHXNWG13
Pedro I el Grande de Rusia, por Nattier
Pedro I el Grande de Rusia (1672-1725) es, entre otras cosas, bien conocido por introducir a la fuerza los modos europeos en ese inmenso país. En este caso, y en particular, es el culpable de provocar la más rápida y forzosa inculturación conocida por una aristocracia, en este caso la de los boyardos, nobles rurales de la ancestral y santa Rusia que fueron obligados por el zar reformador (que había aprendido buena parte de esas reformas durante su viaje de incógnito en la llamada Gran Embajada a las Provincias Unidas de Holanda) a abandonar sus costumbres, su vestuario y sobre todo… sus barbas: aunque inicialmente se les permitió conservarlas junto a sus gorros de piel de oso –kolbaks– y sus coloristas caftanes y abrigos de pieles, pagando la nobleza un impuesto de mil rublos (el pueblo pagaba sólo un mísero kopek, la más fraccionaria de las monedas), el zar decidió posteriormente aplicar el café para todos y liquidar definitivamente esa moda centenaria. 
 
Un grabado satírico: el zar, como un peluquero,
pelando las barbas de un boyardo
Pero no simplifiquemos: al zar, en realidad, poco le importaba la moda que decidieran llevar esos levantiscos nobles rurales; lo que quería, en realidad, era sujetarlos a su autoridad y tenerlos bien controlados para que no pudieran rebelarse. No se olvidó el apoyo de esta tumultuosa nobleza a su hermanastra Sofía Alekseievna, apoyo que casi llegó a costarle el trono. Tras estas medidas, los ya occidentalizados boyardos comenzaron a afeitarse, a usar pelucas, polvos y cosméticos, y demás vestiduras típicamente occidentales: el golpe de gracia lo daría el zar al trasladar su capital a la nueva y barroca San Petersburgo, que sustituiría a la oriental, bárbara y milenaria Moscú. Así, el nuevo zar creó una nobleza cortesana, vinculada por sus servicios y su lealtad a la Corona (ay, por cierto, de quien no respetara esa fidelidad: que les pregunten a los levantiscos streltsi, ejecutados en masa en los inicios de su reinado), trayendo a Rusia la costumbre de utilizar títulos nobiliarios, como se estilaba en occidente. De hecho el zar creó la llamada Tabla de rangos, que ordenaba a los nobles en función de su lealtad y de sus  servicios. Merced a esta nunca mejor llamada montaña rusa, ascendente e igualmente descendente, el soberano podía hacer subir o bajar de rango a un noble solamente con su voluntad, así como también castigar severamente a aquel que osaba desobedecer sus órdenes. Finalmente, la creación de la nueva capital rusa, San Petersburgo, tuvo como consecuencia el desplazamiento urbano de la gran masa de boyardos adinerados desde el campo hasta la ciudad, foco de favores y de medro; así, el zar -en menos de una generación- había culminado la inculturación de la aristocracia en su enorme imperio.
 
La gran estatua del zar Pedro en San Petersburgo, la ciudad que edificó
Y como siempre, para saber más sobre ese interesantísimo personaje que fue el zar Pedro I Románov de Rusia, el Grande, les dejo algunos enlaces: la excelente obra de Robert K. Massie, ganador del premio Pulitzer, sobre el zar, absolutamente recomendable; y dos biografías: una, de Lindsey Hughes; y otra, de Paul Bushkovitch. Y buen fin de semana, porque ya -al fin- es viernes.
 
VKU0FTXRR7A9W7T_233
El zar en su lecho de muerte, 1725 (Museo del Hermitage)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *