DIVISIÓN DE OPINIONES

Fotografías: Universidad de Sevilla
Fotografías: Universidad de Sevilla

Tomando el nombre de esta entrada de la famosa anécdota homónima de Rafael el Gallo (genio y figura donde los hubiera), hay que decir que también, entre la nobleza, se ha dado no pocas veces el conflicto, el enfrentamiento, los pareceres contrarios sobre un tema u otro, sobre un quítame allá esas pajas, sobre preeminencias y precedencias o sobre la concesión o la sucesión de un título, tema este último por cierto hoy de rabiosa actualidad y en el que les remito a la autorizada opinión expuesta en la web de un reconocido experto en el tema.

IMG_0001-00000

Conservados hoy en múltiples bibliotecas (entre las que destaca como es lógico la Biblioteca Nacional de España, cuyo excelente catálogo razonado ofrezco en este enlace, aunque otros repositorios guardan buenas colecciones de estos registros), los fondos conocidos como alegaciones en Derecho o Porcones (debido al título de los propios fondos: el abogado o el procurador por -es decir, representando al litigante- con -es decir, contra- el adversario en el pleito), recogen multitud de litigios en los que podían disputarse posesiones de mayorazgos, de títulos nobiliarios, patronatos, juros, censos, etcétera etcétera; lo que nos demuestra que, obviamente, los privilegios eran algo por lo que merecía pelear. División de opiniones, en suma, que se dirimía ante los tribunales acreditados para ello, tanto por entonces como hoy en día, como hemos podido apreciar en esta entrada. Espero, como siempre, que les sea provechosa; y que tengan ustedes un buen sábado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *