PIEDAD Y FRATRICIDIO

La Virgen de Tobed (colección Várez Fisa)
A principios de este año nos desayunábamos con la noticia de que los importantes coleccionistas Várez Fisa habían realizado una sustancial donación al Museo del Prado de diversos fondos medievales de su colección, que enriquecerán la gran colección de la pinacoteca, y que serán exhibidas en una sala propia. Pero quiero hoy destacar -y por ello encabeza esta entrada- una importantísima pieza que se incluye en dicho legado, en concreto el panel central del retablo del altar mayor de la Iglesia de Santa María de Tobed (Zaragoza), La Virgen de Tobed (h. 1359-1362). Atribuida al maestro Jaume Serra, une a su calidad artística su importancia histórica, al incluir como donante -arrodillado piadosamente junto a la Virgen- al sevillano Enrique II, el primer rey castellano de la dinastía Trastamara, dinastía que también ocuparía la corona de Aragón desde 1412. A la izquierda del cuadro vemos al monarca -hijo bastardo de Alfonso XI con Leonor de Guzmán, la Favorita– acompañado de su hijo Juan (después Juan I); y a la derecha a la reina Juana Manuel, hija del infante don Juan Manuel y de doña Blanca Núñez de Lara, acompañada por su hija la infanta Leonor: doña Juana Manuel descendía directamente de Fernando III el Santo de Castilla, hecho que confirió una cierta legitimidad al Trastamara, que finalmente se haría con el trono tras asesinar a su hermanastro, Pedro I, en los campos de Montiel (1369). Pero el problema de la legitimidad preocupó enormemente tanto a Enrique II (que hubo de realizar inmensas donaciones a los nobles que habían tomado su partido) como a sus descendientes: de hecho, ni siquiera la línea de Alfonso XI era la legítima ocupante del trono, ya que en realidad ese derecho habría recaído en la descendencia del infante Fernando de la Cerda, fallecido prematuramente (el infante Alfonso, el Desheredado) y no en el hijo segundo de Alfonso X, el infante don Sancho, después Sancho IV. Estas querellas provocaron una búsqueda frenética de legitimidad por parte de los ilegítimos Trastámara, asentados precariamente en el trono: una legitimidad buscada mediante favores y mercedes a los magnates, mediante la cuidadosa deslegitimación del monarca asesinado y también, por qué no, mediante cuidadosos enlaces matrimoniales buscados para garantizar, por fin, la seguridad dinástica: su nieto Enrique III casaría con Catalina de Lancaster, nieta a su vez de Pedro I y de doña María de Padilla, cerrando un círculo que aportaría una cierta tranquilidad dinástica. No puedo por menos que instarles a la lectura de un reciente y clarificador trabajo sobre el tema, y les recomiendo, para situarse con más facilidad, que no dejen de echar un vistazo a la correspondiente genealogía inserta en la excelente obra Lines of Succession (Louda & MacLagan, 2002), un referente fácil de conseguir por unas sencillas 15 libras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *