UN CRONISTA POR EXCELENCIA

Don José Pellicer de Tovar, por Carreño de Miranda (Biblioteca Nacional)
Don José Pellicer de Tovar, por Carreño de Miranda (Biblioteca Nacional)

Sin duda no sólo eso, sino muchas más cosas, llegó a ser en su tiempo don José Pellicer de Ossau y Tovar (Zaragoza, 26 de abril de 1602 – Madrid, 16 de diciembre de 1679), que “llevado de su facilidad misma, ó estrechado de la necesidad, vino á convertir en oficio la prer[r]ogativa y gloria de escritor […]. El particular estudio que habia hecho de algunos ramos de nuestra antigüedad histórica […] le proporcionó el empleo de Cronista mayor de Castilla á los veinte y siete años de su edad, en que sucedió á Antonio de Herrera. Habiendo vacado en 1636 la plaza de Cronista de Aragón por muerte de D. Francisco Ximenez de Urrea, la Diputación de aquel Reyno le eligió sucesor suyo: y en 1640 le nombró el Rey su Cronista mayor de todos los Reynos de la Corona de Aragón, condecorándole después con el hábito de la Orden de Santiago [AHN, OM, Santiago, Exp. 6315, año 1656]. El desempeño de tan honoríficos cargos, y la fama que con ellos debe andar unida, fuéron causa de verse distinguido del Gobierno, buscado de los Señores, y zaherido de algunos literatos” (de Retratos de Españoles Ilustres, Madrid, 1791).

Pellicer de Tovar, con 26 años (calcografía de la BNE)
Pellicer de Tovar, con 26 años (calcografía de la BNE)

Como vemos, no todo fue un camino de rosas en la vida y las actividades de nuestro protagonista de hoy: descendiente de un mediano linaje aragonés, oscense por más señas, fue curioso poeta (experto por cierto en Góngora, del que fue defensor acérrimo y avezado comentarista) cultivando el género mitológico, autor de unos notables Avisos de corte periodístico, de una monumental Historia de la Casa de Austria (Corona Habsburgi Austriaci Hispana) y prolífico autor de algo más de dos centenares de escritos. Pero hoy lo traemos aquí por su importantísima faceta como genealogista a sueldo, mercenario trabajo que sin embargo supo llevar adelante con relativa probidad, dadas las artimañas usadas por sus precedentes, contemporáneos y sucesores. Oscurecido sin embargo por don Luis de Salazar y Castro, sin duda el más notable genealogista español de su tiempo, Pellicer se mantuvo poniendo su pluma a disposición de los notables señores que le contrataban con el fin de exponer sus inmaculadas genealogías ante el Rey o los Consejos, alegando sus méritos y los de sus pasados para conseguir una Grandeza, un título, un hábito de Órdenes o cualesquiera otra merced: ahí Pellicer sacrificó en muchas ocasiones su obligada imparcialidad a unas necesidades más alimenticias. Por ello, hoy les subo uno de los libros de registro (es decir, los índices) que Pellicer manejó como vademécum para saber, simplemente, dónde tenía sus papeles: es decir, la multitud de memoriales y de genealogías que él mismo redactó y que le daban de comer caliente. Su signatura es BNE, Mss/18070. Y se trata de un repertorio de primera, como buena parte de lo que salía de su mano. Igualmente, también la Biblioteca de la Real Academia de la Historia custodia un importante fondo del autor. Y como siempre, espero que disfruten la aportación de hoy.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *